La Presidenta recibió el proyecto para fabricar un avión de entrenamiento liviano

Cristina Fernández visitó el hangar de la II Brigada Aérea donde funciona el taller la firma Pur Sang, en Paraná. "Lo que ustedes hacen es un producto impresionante", dijo, y probó uno de los autos antiguos antes de retornar a Buenos Aires.
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner recorrió junto al gobernador Sergio Urribarri el hangar ubicado en la II Brigada Aérea donde la empresa Pur Sang produce la aeronave Avro 504 K. Allí los empresarios paranaenses le expusieron esta fabricación y la de sus autos antiguos y le presentaron un proyecto para fabricar un avión de entrenamiento liviano en cooperación entre los sectores privado y público.

"Lo que ustedes hacen es un producto impresionante", dijo la Presidenta, quien se mostró maravillada por la tarea que lleva adelante el establecimiento que preside Jorge Anadón. Al completar la recorrida se dio el gusto de dar un paseo en la Bugatti de los años ’30 sobre la pista de la unidad militar.

"Tengo una curiosidad inmensa por conocer lo que hacen ustedes acá, porque además es un producto impresionante", expresó Cristina Fernández al arribar a la II Brigada Aérea junto al gobernador, luego del acto en el Parque Industrial. Allí la aguardaban los directivos de la firma Pur Sang para exponerle su producción y acercarle un ambicioso proyecto de fabricación de un nuevo avión, el que fue tomado por la ministra de Defensa, Nilda Garré, quien acompañó a la mandataria.

Tras saludar a las autoridades y a los operarios que trabajan en la elaboración del Avro 504 y de los autos antiguos, la Presidenta recorrió el taller que funciona en uno de los hangares de la Brigada, observando con admiración tanto la aeronave expuesta en el lugar como las reliquias automovilísticas y motores que produce Pur Sang, una firma local que emplea a 140 personas.

Cristina observó con detenimiento la réplica del avión Avro y los autos Alfa Romeo Monza, Bugatti Tipo 43, ambas del año ’30, la Masseratti Pinin Fariña del ’60 y el motor Bugatti Tipo 35 de 1928, dispuestos en el hangar para su apreciación.

Uno de los ingenieros de la firma le explicó las características del proyecto para construir un avión liviano de entrenamiento, denominado Petrel, lo que demandaría desarrollar un polo aeronáutico en la provincia.

La iniciativa contaría con la participación mixta entre la empresa, que dispondría la parte mayoritaria, la provincia y el gobierno nacional. La misma prevé poner en valor y equipar el hangar de la II Brigada y potenciar a escala la escuela técnica que allí funciona para tener un nivel "supercalificado" de mano de obra especializada que surgiría del mismo lugar. La iniciativa, que también contempla la fabricación de motores para aviones aerocomerciales, fue tomada por la ministra de Defensa para su estudio pertinente y los posteriores avances que correspondan.

Finalmente, Cristina Fernández aceptó la invitación para subirse a la Bugatti del año '30, una reliquia del automovilismo mundial, sobre la cual se dirigió hacia el pie del avión Tango 01 que la aguardaba en la pista la unidad militar. "Fue todo muy lindo. Los felicito por todo lo que hacen", expresó finalmente la mandataria tras despedirse de su primera visita a Paraná.

Comentá la nota