La Presidenta rechazó el pedido de Binner

La Presidenta rechazó el pedido de Binner
Se reunieron anoche y el gobernador planteó bajar retenciones; coincidieron en la posibilidad de dialogar con los ruralistas
Sin fotos ni imágenes oficiales, la presidenta Cristina Kirchner rechazó ante el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, suspender por 180 días las retenciones a los granos, uno de los reclamos que le había traído el mandatario en un documento que le dejó a la jefa del Estado.

Después de una hora de reunión, Binner se fue con una sola frase que le resultó esperanzadora. "Se abrió un canal de diálogo, que no es poco", dijo a LA NACION mientras se retiraba, a las 23.20, de la Casa Rosada.

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, contó a los medios que el rechazo de la Presidenta a la propuesta obedecía a que el impacto fiscal de la medida lo impedía. Dijo que implicaba la resignación de 15.700 millones de pesos. De todas maneras, tanto el funcionario como el gobernador calificaron como "positiva" la reunión, que duró una hora.

"Esto frena enormemente la posibilidad de salir de la crisis", se resignó el gobernador socialista ante el rechazo de la Presidenta a suspender las retenciones. Su documento consistía, justamente, en propuestas para superar la coyuntura internacional.

Sólo a las 22.10 comenzó la reunión en el despacho presidencial; además de ambos protagonistas estuvieron el jefe de Gabinete, Sergio Massa, Randazzo y los ministros provinciales Antonio Bonfatti y Juan José Bertero.

Randazzo dijo que a partir de ahora se trabajará en reuniones por sector en ganadería, lechería e industria metalmecánica.

Entre las propuestas que había traído el gobernador sólo había coincidencias en su pedido de mayor inversión en obra pública.

En tres páginas, Binner destacó como prioritario la suspensión por 180 días de las retenciones y la eliminación de las restricciones administrativas para la exportación de productos que no sean destinados al consumo interno.

El mandatario provincial pidió, además, mayor diálogo institucional. Además, planteó la necesidad de recomponer los ingresos de los trabajadores, que, a su entender, debería hacerse a través la implementación de una canasta alimenticia constituida por productos básicos exentos del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Comentá la nota