La Presidenta propone eliminar los delitos de calumnias e injurias

La Presidenta propone eliminar los delitos de calumnias e injurias
"Ahora la libertad de expresión es más absoluta que nunca", dijo, al anunciar el proyecto
La presidenta Cristina Kirchner anunció ayer que enviará al Congreso un proyecto de ley para suprimir los delitos de calumnias e injurias del Código Penal.

La derogación es un viejo reclamo de las asociaciones periodísticas y permitirá cumplir con un mandato de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que el año pasado le advirtió a la Argentina que estos delitos, tal como están redactados, atentaban contra la libertad de expresión, ya que se podía castigar con penas de prisión a un periodista por lo que escribiera.

El anuncio fue realizado por la Presidenta ayer al mediodía, durante un acto que se transmitió por cadena nacional.

El Gobierno toma esta medida cuando se lo cuestiona más que nunca por su política en relación con la prensa. A las críticas que había generado el proyecto de ley de medios oficialista que se discute en el Congreso, se sumaron los cuestionamientos por el masivo operativo realizado anteayer por la AFIP en Clarín , cuyos directivos acusan a la Casa Rosada de pretender intimidarlos.

"Dudo que haya habido otra etapa en la vida institucional del país donde se haya podido hablar con mayor libertad que en la etapa que me ha tocado gobernar a mí", dijo ayer Cristina Kirchner. Según la Presidenta, "la libertad de expresión y de prensa es, tal vez, más absoluta que nunca".

El acto en el que se anunció el proyecto se celebró en el predio donde funcionó la ESMA. Era un homenaje a la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a la Argentina durante la última dictadura militar.

No es la primera iniciativa para eliminar las calumnias e injurias: en el Congreso, ya hay siete proyectos en el mismo sentido, tres del oficialismo y dos de la oposición.

Pocas veces las causas abiertas por estos delitos terminan en condena, pero el peligro es que funcionen como una herramienta de intimidación. De acuerdo con las estadísticas de la Dirección Nacional de Política Criminal, del Ministerio de Justicia, en 2007, se registraron en todo el país "624 hechos delictuosos" y sólo 23 condenas, que, en general, son multas o prisiones en suspenso.

Una sentencia de prisión en suspenso fue la que motivó el fallo de la CIDH contra la Argentina de mayo de 2008. Fue en el caso de Eduardo Kimel, condenado por haber criticado la actuación de un juez en un caso de crímenes de la última dictadura.

La comisión resolvió por unanimidad indemnizar a Kimel y dejar sin efecto la sentencia en su contra. Además, dijo que la Argentina debía adecuar en un plazo razonable su derecho para que no se viera afectada la libertad de expresión.

En el acto de ayer, Cristina Kirchner sostuvo que, con el proyecto de ley que enviará al Congreso, buscaba seguir fortaleciendo la libertad de expresión, "aun a costa, muchas veces, de soportar cuestiones que tienen que ver con mentiras o cuestiones que no son ciertas".

La Presidenta anunció que defenderá "la libertad para poder decir lo que uno quiera y piensa, aun cuando sea mentira". Y afirmó: "Yo prefiero mil millones de mentiras antes que ser la responsable de haber cerrado la boca de alguien".

Cristina Kirchner les dijo a los representantes de la CIDH que hace 30 años habían tenido que visitar la Argentina porque no había justicia ni libertad de expresión y que, en cambio, "hoy vienen a un país donde hay justicia, donde quienes violaron los derechos humanos están siendo juzgados por los tribunales competentes y donde la libertad de expresión y de prensa es, tal vez, más absoluta que nunca".

Este proyecto sobre calumnias e injurias podría ayudar al Gobierno a conseguir votos en apoyo de la ley de medios que impulsa. Algunos grupos de centroizquierda exigían terminar con estos "delitos contra el honor" para apoyar el proyecto sobre la industria de la comunicación audiovisual.

Qué dice hoy la ley

Calumnias

* El artículo 109 del Código Penal define esta figura como la "falsa imputación de un delito". Se castiga con penas de uno a tres años de prisión. No suele haber condenas.

Injurias

* Según el artículo 110 del Código, comete injuria el que "deshonra o desacredita" a alguien. Se castiga con pena de multa.

El cambio propuesto

* Si se vota el proyecto oficial, quien se sienta perjudicado por dichos de otro sólo podrá reclamar resarcimiento económico.

Comentá la nota