La Presidenta podría seguir fijando las retenciones

Avanza el proyecto que prorroga facultades delegadas al Ejecutivo
Victoria para la Casa Rosada; batalla perdida para el campo y la oposición. Así podría resumirse la sesión que celebró ayer la Cámara de Diputados y en la que, tras un agitado debate, se aprobó esta medianoche la prórroga por un año de las facultades que el Congreso delegó en el Poder Ejecutivo. Entre ellas, la que le permitiría a la presidenta Cristina Kirchner seguir fijando las retenciones a las exportaciones del agro.

La palabra final la tendrá, ahora, el Senado, que comenzará a debatir hoy en comisión la iniciativa. Una alta fuente del bloque oficialista dio ayer por hecho que habrá una ratificación del proyecto aprobado anoche.

Gracias al aporte de aliados y de un sector de la centroizquierda, el oficialismo consiguió, con 136 votos a favor, la media sanción del proyecto. Al conocerse la votación, el bloque kirchnerista estalló en una ovación. La oposición, que sin éxito insistió en que el Congreso debía recuperar sus plenas facultades para impulsar una rebaja inmediata de las retenciones agropecuarias, alcanzó 100 votos (hubo 7 abstenciones).

No fue una sesión sencilla. El primer desafío para el oficialismo fue alcanzar el quórum; lo consiguió a duras penas, con 131 diputados: 109 propios, 22 aliados y opositores conciliadores. De inmediato arrancó el debate; mientras los diputados se trenzaban en el recinto en una intensa discusión, desde los palcos sonaban silbidos y abucheos tanto de los ruralistas que reprobaban los discursos oficialistas, como de los militantes kirchneristas que criticaban las voces opositoras.

El proyecto que se puso a consideración sufrió algunas modificaciones respecto del original; esa fue la condición para que los bloques de SI, Proyecto Sur y Encuentro Popular y Social y Diálogo por Buenos Aires aceptaran negociar. Pero no se tocó lo sustancial: que la prórroga de las facultades legislativas al Poder Ejecutivo sea por un año.

Los cambios que se incorporaron tienen que ver con un mayor control parlamentario de las futuras normas que emita el Poder Ejecutivo por delegación parlamentaria, a saber:

* No más "subdelegaciones": sólo la Presidenta o el jefe de Gabinete podrán emitir decretos por legislación delegada, no funcionarios de menor rango, como sucede ahora.

* Control: dichos decretos deberán analizarse en la Comisión Bicameral que revisa los decretos de necesidad y urgencia (DNU) en un plazo de 10 días. El problema es que, tal como establece la actual ley de DNU, un decreto para ser rechazado requiere la mayoría de ambas cámaras, situación que favorece al oficialismo.

* Comisión: para evitar una nueva prórroga masiva de facultades, se crea una comisión técnica que revise cada delegación contenida en 1901 leyes. A más tardar en junio próximo deberá presentar un informe que indique cuáles de ellas deberían continuar vigentes y cuáles no.

"El plazo mínimo de un año nos parece razonable. A Carlos Menem se le concedió cinco años de facultades delegadas; a De la Rúa, tres. No estamos reclamando nuevas facultades", enfatizó el jefe del bloque oficialista, Agustín Rossi.

La oposición rechazó las reformas y las calificó de "maquillaje". Pero no logró una posición unívoca: mientras la UCR, la Coalición Cívica y Pro insistieron en una baja en las retenciones -25% para la soja y cero para el trigo, maíz y girasol como pide el campo-, el PJ disidente propuso postergar esa discusión. Todos coincidieron, en cambio, en rechazar la prórroga de facultades.

"Quienes militamos por la reconstrucción institucional tenemos la obligación de votar en contra y representar al pueblo que nos votó", enfatizó Federico Pinedo (Pro).

La barra del campo alentaba, mientras los kirchneristas silbaban. "¡Algunos [en la oposición] utilizaron estas facultades para imponer el corralito y bajar jubilaciones!", bramaba el ultrakirchnerista Edgardo Depetri. Desde el radicalismo, Oscar Aguad fustigó la política kirchnerista: "El fracaso del modelo obedece a la falta de inversiones y de energía para impulsar el desarrollo y generar trabajo". A ello, la cobista Laura Montero (Consenso Federal) agregó: "Este avasallamiento institucional implica graves consecuencias en la economía".

El oficialismo no se quedó callado. "La oposición sigue sin saber adónde quiere llegar: se llena la boca de chicanas, pero fue este gobierno el que puso de pie al país", retrucó la diputada Patricia Fadel.

En el medio de las dos posturas, Claudio Lozano (Proyecto Sur) argumentó su abstención. "No estamos de acuerdo con los que quieren perpetuar la concentración de poder en el Poder Ejecutivo, ni con los que recitan la Constitución nacional con el solo objetivo de bajar las retenciones", enfatizó. En similar sentido se expresó Vilma Ibarra (Encuentro Popular), que votó a favor tras los cambios incorporados. "No vamos a arrinconar la gobernabilidad del Poder Ejecutivo", sostuvo, y aguijoneó: "Nuestra prioridad es la cuestión social, no los exportadores de soja".

Votación difícil

* El quórum: 109 oficialistas y 22 aliados y opositores. Estos últimos fueron 3 del Movimiento Popular Neuquino; 6 del Frente Cívico por Santiago; Juan Carlos Scalesi (Consenso Federal); Silvia Vázquez y Claudio Morgado (Forja); Francisco Delich (Partido Nuevo); Mónica Torfe (Renovador Salta); Ariel Gorbacz (SI); Emilio Kakubur (Dignidad Peronista); Ariel Basteiro, Vilma Ibarra y Jorge Rivas (Encuentro Popular y Social) y Héctor Alvaro y Hugo Prieto (Concertación); Paola Spátola (Guardia Peronista).

* Votos favorables: Frente para la Victoria; Encuentro Popular; Concertación; Movimiento Popular Neuquino; Frente Cívico Por Santiago y cuatro diputados por SI, entre otros bloques menores.

* Abstenciones: Proyecto Sur, Diálogo por Buenos Aires y cinco diputados de SI.

El campo podría volver a la protesta

* Las entidades rurales esperan que el Senado rechace la delegación de facultades del Congreso al Poder Ejecutivo. En caso de que esto no suceda podrían impulsar una nueva protesta, según dijeron ayer dirigentes ruralistas.

"Si no queda otra alternativa, no se descartan las medidas de fuerza", dijo Ulises Forte, vicepresidente segundo de Federación Agraria y diputado nacional electo por La Pampa. Por su parte, el secretario de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Javier Jayo Ordoqui, sostuvo: "Creemos que en el Senado tenemos una oportunidad".

Comentá la nota