La Presidenta no podrá trabajar en su consultora

Es directora de El Chapel; se busca evitar un conflicto de intereses
Para evitar que sus intereses privados entren en conflicto con los que debe defender como presidenta, Cristina Kirchner no podrá ejercer el cargo de directora suplente que tiene en El Chapel, la consultora económica, financiera y comercial (entre otros rubros) que creó en diciembre de 2007, cuando ya había asumido, junto con su esposo, Néstor Kirchner, y su hijo Máximo.

Así lo resolvió ayer la Oficina Anticorrupción (OA), un organismo dependiente del Ministerio de Justicia, tras analizar el caso durante más de diez meses. El jefe de la OA es, desde enero, Julio Vitobello, un peronista que dirigió la Sindicatura General de la Nación (Sigen) y que había llegado al Gobierno de la mano del entonces jefe de Gabinete, Alberto Fernández.

Vitobello no consideró incompatible que Cristina Kirchner sea accionista de El Chapel y no le exigió la renuncia al cargo que ocupa en esa empresa, pero dispuso que no podrá ejercerlo hasta que termine su mandato como presidenta. Resolvió, además, que el Estado nacional "deberá abstenerse de contratar los servicios" de esa empresa. La OA se comprometió a hacer un seguimiento del caso para evitar un conflicto de intereses en el futuro. La resolución se basa en el artículo 2° de la ley de ética pública, que establece que los funcionarios deberán "abstenerse de utilizar información adquirida en el cumplimiento de sus funciones para realizar actividades no relacionadas con sus tareas oficiales o de permitir su uso en beneficio de intereses privados", y en el Código de Etica, que indica que el funcionario "debe abstenerse de toda conducta que pueda afectar su independencia de criterio para el desempeño de las funciones".

La resolución de la Oficina Anticorrupción no es de cumplimiento obligatorio, pero su incumplimiento podría dar lugar a una denuncia judicial contra la Presidenta.

El caso se abrió en septiembre del año pasado, con una denuncia de la diputada de la Coalición Cívica (CC) Patricia Bullrich, que ayer anticipó a LA NACION que reclamaría a la OA que se exigiera la renuncia de Cristina Kirchner a El Chapel. "Si no deja el cargo de directora en los próximos días, voy a pedir a Vitobello que lo plantee. Es la única forma de hacer operativa su propia resolución", dijo Bullrich.

La diputada denunció a la Presidenta ante la OA, luego de que se conoció la creación de El Chapel. Esta es una sociedad anónima fundada el 21 de diciembre de 2007 por Néstor y Cristina Kirchner y por el hijo de ambos, Máximo, que posee el 10% de las acciones y que, a su vez, es el presidente de la firma. Néstor y Cristina Kirchner tienen el 45% de las acciones cada uno y son los directores suplentes.

Según su escritura de constitución, El Chapel tiene por objeto dedicarse "por cuenta propia o de terceros o en participación con terceros, dentro o fuera del país", a numerosas actividades. Se menciona "la prestación de todo género de servicios de consultoría, estudio, inversión y asesoramiento en las ramas de la economía, finanzas, derecho, ciencias sociales, educación, administración y otras disciplinas a personas físicas o jurídicas del país o del extranjero". Hasta ahora, sin embargo, la firma no tuvo ninguna actividad. Vitobello valoró ese dato en la resolución y recordó que, al momento de asumir, la Presidenta había firmado un compromiso para no incurrir en las incompatibilidades contempladas en la ley de ética pública. En rigor, es un documento que firman todos los funcionarios.

"La señora Presidenta no ha ejercido el cargo de directora suplente, ratificando de esta forma el compromiso de abstención asumido en ocasión de presentar su declaración jurada sobre incompatibilidades y conflictos de intereses. Esta situación deberá mantenerse mientras dure su gestión y en el ámbito de su competencia", afirmó Vitobello.

La resolución coincide con el dictamen que había presentado en octubre del año pasado el subdirector de Planificación de Políticas de Transparencia, Néstor Baragli. Vitobello tomó la decisión luego de corroborar que la Presidenta no había ejercido hasta el momento en El Chapel y de confirmar, con datos de la Oficina Nacional de Contrataciones, que la firma no era proveedora del Estado.

Las claves

* El caso. La Oficina Anticorrupción analizó si era legal que la presidenta Cristina Kirchner ejerciera durante su mandato como directora suplente de El Chapel, una consultora financiera que creó con su familia en diciembre de 2007.

* La empresa. El Chapel está presidida por Máximo Kirchner, hijo de Cristina y de Néstor Kirchner. La Presidenta y el ex presidente son accionistas y directores suplentes de la compañía.

* La resolución. El jefe de la OA, Julio Vitobello, resolvió que no era incompatible que Cristina Kirchner fuera accionista de la empresa, pero dispuso que, para evitar un conflicto de intereses, no podía ejercer el cargo de directora suplente.

* Restricciones. El Estado no podrá contratar a El Chapel.

Comentá la nota