La Presidenta otra vez llegó tarde a la cita de la foto oficial

Obligó a que se hicieran dos tomas, la primera sin ella. Ya lo había hecho en Lima.Por: Ana Baron
La foto oficial de la Cumbre había sido sacada con todos los presidentes, pero sin Cristina. Todos los presidentes tuvieron que volver a colocarse en sus respectivos lugares. La premier alemana, Angela Merkel se rió. Cristina apareció pidiendo perdón con sus manos juntas e inclinando la cabeza. Los fotógrafos volvieron a sacar sus fotos. Clic, clak. La Argentina acababa de hacer un papelón. Al final de la sesión había dos fotos: una sin Cristina y otra con ella.

Todo estaba organizado al minuto. El presidente Bush llegó a las 8 de la mañana a la entrada principal del National Building Museum. Y luego, en estricto orden fueron llegando los demás presidentes. Cristina llegó a las 8.45. Bush la saludó cordialmente y la acompañó hasta la sala donde estaban los demás. Hasta ese momento todo se desarrolló sin problemas. Junto a Cristina llegaron el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Taiana; el ministro de Economía, Carlos Fernández y el embajador argentino ante la Casa Blanca, Héctor Timerman.

Pocos minutos después los 21 líderes se instalaron en las gradas para la foto oficial. En ese momento fue como si Cristina se hubiera querido autoexcluir. Con la participación argentina en el grupo de los 20 en juego, no era el momento para llegar tarde ni para hacerse notar de una manera negativa. De hecho en el encuentro preparatorio de la reunión, que tuvo lugar en San Pablo, se habló de la posibilidad de excluir a varios países del grupo incluyendo a la Argentina. Brasil al principio apoyo la idea, pero luego cambio de opinión.

Lo peor es que muchos de los presidentes presentes en la Cumbre sin duda recuerdan que no es la primera vez que Cristina llega tarde a una foto oficial. Lo mismo ocurrió en Perú, durante la Cumbre entre América latina y Europa, en mayo pasado. Cristina se disculpó de la misma manera, juntando sus dos manos y haciendo una pequeña inclinación.

Hay dos versiones de lo que sucedió ayer. Una, que estaba en el baño. La segunda, que se retrasó porque se quedó estudiando unos papeles con el embajador Héctor Timerman.

Al lector le corresponde juzgar cuál es verdadera.

Comentá la nota