La Presidenta estará en Londres en el aniversario por Malvinas

Otra coincidencia complicada para Cristina: justo en esa fecha se realizará la cumbre del G-20. Allí coincidirá con Barack Obama, con quien buscará reunirse
Tras las críticas recibidas por su inoportuno viaje a Cuba y Venezuela en coincidencia con la asunción de Barack Obama en la Casa Blanca, el almanaque 2009 volverá a jugarle una mala pasada a Cristina Kirchner.

El próximo 2 de abril, cuando se recuerde el 27 aniversario de la guerra de Malvinas, encontrará a Cristina en Londres, adonde viajará para participar de la reunión del G20, que reúne a los principales países industrializados y emergentes.

Si bien no hay por ahora ningún encuentro previsto con el primer ministro británico, Gordon Brown, será difícil que CFK pueda abstraerse del espinoso asunto de Malvinas, en una fecha tan cara para los argentinos.

Ya el año pasado, Cristina estuvo a punto de viajar a Londres para participar de un foro de líderes progresistas al que había sido invitada por el propio Brown, pero la crisis del campo la obligó a suspender la visita, cuando ya tenía un pie en la escalerilla del avión. Entonces, la intención argentina era conseguir unos minutos con el premier británico para que CFK pudiera poner sobre la mesa el reclamo por las islas. No se pudo. Pero el Gobierno volvería ahora a la carga, sin éxito garantizado.

Cuando a poco de asumir, Néstor Kirchner mencionó el tema ante Tony Blair, también en una cumbre de partidos progresistas, las relaciones con el Reino Unido se tornaron gélidas. Y los británicos siguieron mostrando escasa disposición para sentarse a negociar soberanía, pese a los reclamos argentinos ante los foros internacionales.

Cara a cara con Obama

La otra reunión que Cristina buscará en la capital británica será con Barack Obama. La mandataria tendrá oportunidad de conocer allí al flamante presidente de los EE.UU., quien ya confirmó su presencia en la cumbre del G20, donde se buscará una posición común para afrontar la crisis financiera.

Ayer, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, se reunió con el embajador de los EE.UU., Earl Wayne, y comenzó las gestiones para conseguir una reunión entre ambos mandatarios.

La cita del G20 se presenta como una ocasión más que propicia para barajar y dar de nuevo en la relación con la Casa Blanca, dejando atrás la era del hielo en la que ingresó ese vínculo, tras el escándalo de la valija. Pese a las críticas y dudas que generó la coincidencia de la gira de Cristina por Cuba y Venezuela con la asunción de Obama, en el Gobierno insisten en que no hubo intenciones de colisionar con Washington. Menos ahora que Cristina se muestra cautivada con el discurso del demócrata.

Si no lo consigue en Londres, CFK tendrá una nueva chance de lograr un tête à tête con Obama en Trinidad y Tobago, donde tendrá lugar la Cumbre de las Américas, también en abril.

Comentá la nota