La Presidenta echó a Redrado del BCRA

La Presidenta echó a Redrado del BCRA
La mandataria dispuso el desplazamiento por decreto y eludió el trámite parlamentario de remoción; lo acusó de incumplimiento
Luego del fracaso de la estrategia de presión sobre Martín Redrado que desplegó el gobierno de Cristina Krichner, la Presidenta firmó ayer un nuevo decreto de necesidad y urgencia (DNU), que dispuso la remoción del presidente del Banco Central (BCRA) "por incurrir en mala conducta e incumplimiento de los deberes de funcionario público". Redrado no acató la medida y podría plantear la nulidad del decreto ante la Justicia.

La escalada del conflicto registró un unánime rechazo de la oposición y de diversos constitucionalistas, lo cual derivará en una sucesión de impugnaciones judiciales. Hasta última hora de anoche, Redrado continuaba en la sede del BCRA analizando la situación con los abogados de la entidad monetaria.

Según confirmaron a LA NACION altas fuentes del Gobierno, la Presidenta avaló como nuevo titular interino del banco al vicepresidente de la entidad, Miguel Angel Pesce. Pero su intención es que Mario Blejer asuma la semana próxima, si acepta, como nuevo presidente del BCRA. Esto fue confirmado por el ministro de Economía, Amado Boudou.

"Es una medida que no me gustó tomar. Ya está el decreto, creo que todos lo tienen y que no vale la pena seguir hablando. Sigue con el ejercicio el vicepresidente hasta que asuma el nuevo presidente", dijo Cristina Kirchner tras un acto en la empresa estatal de aguas AySA, en La Matanza.

"Redrado no tiene opción. Es un decreto de la Presidenta con acuerdo de todos los ministros y debe dejar el cargo", señalaron los voceros oficiales.

En tanto, el vicepresidente Julio Cobos interrumpirá hoy sus vacaciones y se instalará en su despacho en el Senado para analizar la crisis política e institucional con sus colaboradores.

Redrado se resistió a dejar el cargo porque argumentó que el artículo 9° de ley de la Carta Orgánica del BCRA prevé un mecanismo de remoción por el cual una comisión bicameral del Congreso debe ser la que aconseje el despido ante la Presidenta. Sólo entonces la jefa del Estado debe disponer su despido.

Cristina Kirchner actuó exactamente al revés. El DNU número 18/10, que les hizo firmar a todos sus ministros desde el mediodía, dispuso que se exceptuaba la aplicación de ese artículo de la Carta Orgánica previsto por la ley 24.144.

Acciones legales

Además, el DNU le ordenó al procurador del Tesoro de la Nación, Osvaldo Guglielmino, que presente una denuncia judicial por "incumplimiento de deberes de funcionario". Y en su artículo 4° dispuso: "Dese cuenta a la comisión bicameral" del Congreso, sin antes consultarla.

Allegados a Guglielmino aseguraron a LA NACION que el procurador "no tiene nada preparado aún y debe recibir instrucciones del Poder Ejecutivo". Quedaron expuestos así la confusión y el nerviosismo en el oficialismo.

El origen del conflicto fue la resistencia de Redrado a oficializar el DNU número 2010/09, que creó el Fondo del Bicentenario y dispuso el traspaso de US$ 6569 millones de las reservas del Central al Tesoro nacional para garantizar el pago de la deuda en 2010.

Redrado había ordenado un análisis jurídico de la medida por temor a embargos de los fondos por parte de tenedores de bonos y a que se desmadre la política monetaria. La medida permitirá, en rigor, liberar partidas presupuestarias para aumentar el gasto público en 2010, debido a la intención del ex presidente Néstor Kirchner de contar con recursos para relanzar su candidatura presidencial con miras a 2011.

Según dijo ayer el departamento legal del Central, el DNU no puede obligar al Central porque la Carta Orgánica señala que no debe recibir órdenes del Poder Ejecutivo por ser un ente autónomo. Y aconsejó que antes de activar la medida debe haber una intervención parlamentaria.

El Gobierno había intentado presionar a Redrado mediante declaraciones de asociaciones de bancos y de la CGT. Y ayer logró que los directores del Central que responden a la Casa Rosada se reunieran y avalaran el uso de las reservas, reunión que Redrado desconoció, no participó de ellas y calificó mediante sus voceros de "informal".

Según confiaron a LA NACION en la Casa Rosada, "Redrado incumplió en convocar a la reunión de directorio" prevista para anteayer. Por ello, la Presidenta decidió despedirlo por decreto, lo cual quedó escrito en los fundamentos del DNU.

La Presidenta, que reiteró que Redrado "incurrió en mala conducta e incumplimiento" y que el Banco "no es unipersonal", argumentó que en 2001 el ex presidente Fernando de la Rúa había destituido a Pedro Pou, entonces titular del BCRA. Sin embargo, no dijo que entonces se cumplió con el mecanismo previsto en la ley.

Comentá la nota