LA PRESIDENTA DICE QUE LA ARGENTINA PUEDE AFRONTAR "CON MAYOR SERENIDAD" LA CRISIS INTERNACIONAL

BUENOS AIRES, nov 19 (DyN) - La presidenta Cristina Fernández de Kirchner reconoció hoy en Túnez, donde realiza una visita oficial, que "obviamente también la Argentina" sufrirá las consecuencias de la crisis, pero advirtió que el bajo nivel de endeudamiento permitirá al país "afrontar con mayor serenidad" los coletazos del derrumbe financiero mundial.
Al hablar en un seminario ante empresarios tunecinos y argentinos, en el cierre de su visita a ese país en el marco de su gira por el Norte de Africa, Fernández de Kirchner volvió a destacar que la Argentina tiene "una economía equilibrada", con un superávit comercial que llegará este año a 13.000 millones de dólares y un superávit fiscal de 3,3 por ciento del Producto Bruto Interno.

También recordó que en el tercer trimestre del año, el índice de desocupación fue de 7,8 por ciento y que la deuda externa pasó de 160 por ciento del PBI al actual "50 ó 55 por ciento", debido a las renegociaciones llevadas a cabo durante las gestiones de su marido Néstor Kirchner y la suya.

"Al no tener durante estos años acceso al mercado de capitales producto del default de 2001 -lo que se veía casi como un defecto-, la economía ha crecido de forma genuina sin nivel de endeudamiento de nuestra sociedad y de nuestros empresarios", subrayó la jefa de Estado en su discurso. Ubicó al nivel de endeudamiento en 20 por ciento y consideró que ello "nos permite afrontar con mayor serenidad esta crisis que, sin ningún lugar a dudas, va a tener consecuencias en todas las economías y obviamente tendrá consecuencias en la Argentina, (porque) no estamos alejados del mundo".

"Pero estas condiciones previas –añadió- en las cuáles nos hemos desarrollado y hemos crecido, más la condición de productor agroalimentario, nos coloca en una posición que nos permitirá no sólo asociarnos con economías como la tunecina sino también poder afrontar en mejores condiciones la difícil situación que atraviesa hoy el mundo".

Fernández de Kirchner destacó "las inmensas posibilidades" de asociación entre Argentina y Túnez, y pidió a los empresarios tener "abiertas las neuronas para captar las posibilidades de negociaciones y el grado de complementación" que pueden tener ambas economías.

También destacó el acompañamiento que deben tener los Estados para profundizar la cooperación comercial y de inversiones bilaterales, y destacó que invitó al presidente de Túnez, Zine El Abidine Ben Ali, a visitar la Argentina próximamente.

Antes de partir rumbo a Egipto, para una nueva escala de su gira por el Magreb, la jefa de Estado firmó con su colega tunecino en el Palacio de Cártago acuerdos de cooperación en el sector agrícola, en desarrollo tecnológico, de cooperación cultural y en los campos científicos y tecnológicos.

Al hacer un balance del viaje presidencial, el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, que integra la comitiva, sostuvo que el resultado de las escalas en Argelia y Túnez fue "altamente satisfactorio" y destacó que Africa del Norte "eran mercados algo inexplorados" por el sector empresario.

Respecto del llamado telefónico que Fernández de Kirchner mantuvo ayer con el presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, destacó que "fue realmente una conversación muy cordial, muy amena" y "fue un momento muy lindo que vivimos a muchos kilómetros de distancia de nuestro país, y el orgullo de que eso haya ocurrido".

Comentá la nota