La presidenta Cristina viene a Rosario para visitar la planta de General Motors

El crédito fue clave para asegurar el desarrollo en tiempo y forma del proyecto Viva, que incluyó una inversión de 500 millones de pesos en Rosario para fabricar un nuevo modelo destinado, fundamentalmente, a su venta en el Mercosur.
Sobre todo, en uno de los peores momentos para la casa matriz de General Motors a nivel internacional.

El propio presidente de GM Argentina, Edgar Lourencon, señaló en ese momento que la asistencia del gobierno fue decisiva para el desarrollo del nuevo modelo y recordó que el gobierno argentino ayudó "en varias formas y momentos" desde que se puso en marcha la iniciativa hace más de dos años. La producción del nuevo vehículo significó la incorporación de 500 nuevos operarios en la planta de Alvear.

El préstamo de la Ansés se pactó en 120 cuotas, a una tasa Badlar (plazos fijos superiores a un millón de pesos) más 600 puntos básicos y cuenta como garantía hipotecaria la propia planta de Alvear una prenda flotante sobre 15 mil vehículos. Como condiciones adicionales, la empresa se comprometió a avanzar "en la medida que sea posible" en la incorporación de proveedores nacionales y mantener los puestos de trabajo.

La última visita de Cristina a General Motors, que fue también la última visita a la región, se dio en un marco particular. Porque fue parte de las actividades previas a las elecciones legislativas de junio y porque tuvo lugar en un contexto en el cual la crisis del empleo atravesaba uno de sus peores momentos.

De hecho, según las cifras del Indec, en el segundo trimestre del año se reflejó el momento más crudo del desempleo en el Gran Rosario, con la salida de 31 mil trabajadores de la actividad y una pérdida de más de 20 mil empleos en relación al año anterior.

Mahle. En ese contexto, la visita de la presidenta no sólo acompañó la decisión de financiar la inversión de General Motors sino que trajo bajo el brazo la promesa de un plan para garantizar la continuidad de los puestos de trabajo para los obreros de la autopartista Mahle. Incluso, los trabajadores asistieron masivamente al acto, y le entregaron un obsequio. Esa promesa, no se cumplió y no se descarta que ese tema se motivo hoy de algún acto de protesta.

La llegada de Cristina está prevista para la tarde, y se especula que recorrerá durante una hora la planta en la que se fabrica el nuevo modelo. Será de la partida el gobernador Hermes Binner.

27 de octubre de 2009 (La Capital)

Comentá la nota