Presidenta Cristina Kirchner: no dejó títere con cabeza

Presidenta Cristina Kirchner: no dejó títere con cabeza
Sin duda, abatida por los sucesivos reveses judiciales y políticos a que sus pésimos asesores la sometieron, la presidente Cristina Kirchner aprovecho el acto de firma de convenio para la construcción de una planta cloacal en Campana para disparar munición gruesa.
Como para romper el hielo y notificada de la decisión del Juez norteamericano Thomas Griesa de aceptar un pedido de embargo de fondos del Banco Central depositados en la Reserva Federal por dos millones de dólares - según adelanto el ministro de economía Amado Boudou en conferencia de prensa- la jefa de estado no tuvo empacho en vincular esta decisión del magistrado estadounidense con la " predica" que en tal sentido mantuvo en los últimos días el diario Clarín; a tal efecto, mostró a todos los asistentes el ejemplar del matutino cuyo titulo, 24 horas que esto sucediera, previene sobre una posible afectación de fondos argentinos.

"Si uno quiere saber que va a pasar con la justicia internacional, puede recurrir al diario Clarín, su uno quiere saber que va a pasar con la justicia nacional o con algunos sectores de la justicia nacional, puede recurrir al diario La Nación", expreso la jefa de estado, aludiendo a que el matutino centenario había adelantado o en todo caso, sugerido la decisión de la juez Maria José Sarmiento de transformar la apelación presentada por el gobierno en juicio ordinario.

Pero la andanada de Cristina Kirchner no se detuvo allí; califico de " ocupa " al presidente o ex presidente del Banco Central Martín Redrado, de juez "delivery " a la magistrada mencionada mas arriba, al vicepresidente de la Nación Julio Cobos de pretender asumir la presidencia antes del 2011 (lo que implica acusarlo de golpista) y a la oposición de querer hundir al país como lo hicieron cuando fueron gobierno.

En tono pausado, sin estridencias, con algunas cifras y estadísticas económicas distorsionadas (repitió que la deuda externa representa algo mas que el 40% del PBI, cuando en realidad asciende al 55%) pero con firmeza y seguridad, la presidente de la Nación no se guardo nada y por supuesto, intento disfrazar sus propios errores y los de sus lamentables asesores denunciando una " formidable maniobra política" que solo existe en la imaginación de los que han perdido la brújula.

Comentá la nota