La presidencia ya le queda chica...

COLOMBIA 2 - CHILE 4: La Roja regresa a un Mundial. Fue al frente sin parar y goleó a Colombia. Bielsa, a quien los chilenos quieren como presidente, aseguró que ante Ecuador será igual.
Ya era ídolo nacional, de Chile, no de la Argentina, antes de que la clasificación a Sudáfrica 2010 quedara sellada. Ayer, en Medellín, lo que se presumía (a la Roja le alcanzaba un punto para asegurarse el repechaje) se cumplió con la marca que Marcelo Bielsa ha impuesto en el fútbol chileno. A meses de que el regreso a una Copa del Mundo luego de 12 años (la última presencia ocurrió en Francia 1998) fuera una realidad para el regocijo, el presidente de la Federación, Harold Mayne-Nicholls, ponía en números el beneficio de la inversión millonaria que supuso la contratación del técnico rosarino. La ponderación positiva se refuerza con la tradición de Bielsa: a no dudar que en Sudáfrica hará lo mismo que ayer, lo que expuso en una notable segunda fase de Eliminatorias, con triunfos ante Argentina (primero de su historia), Perú y Paraguay (ambos de visitante). ¿El empate servía? Chile, más allá de la derrota prematura (antes de los 15 minutos estaba 0-1 por un error de Bravo), jamás dejó de apuntar al arco ajeno (lleva 31 goles a favor, uno menos que Brasil), asumió riesgos y trazó sus movimientos en función de ese norte. El técnico notó que se necesitaba, de acuerdo a la vulnerabilidad de Colombia en defensa, mayor velocidad y verticalidad, y ordenó el reemplazo de Matías Fernández por Jorge Valdivia. El ex Palmeiras desbarató rivales con destreza y rapidez, sirvió dos goles y aportó uno, con una voracidad que no cedió ni siquiera cuando Colombia, en la reanudación, asustó con el 2-2.

La suerte de la Selección parece depender más de lo que produzca Chile ante Ecuador que de lo que sea capaz de generar el conjunto de Diego Maradona en el Centenario, porque una lógica de hierro sugiere que los repetidos desajustes argentinos no saldrán indemnes de Montevideo. Bielsa no tiene ánimos de desquite con una dirigencia, con Julio Grondona al frente, que forzó su salida.

"Deseo fervientemente que Argentina vaya a Sudáfrica. La deportividad está garantizada en esta competencia, no necesito una condición añadida a mi nacionalidad, vamos a hacer todo lo posible para obtener los puntos en juego". Bien de Bielsa.

Comentá la nota