Presidencia legislativa: la Alianza modificó el reglamento interno y el PJ la acusó de dar un golpe institucional

La convocatoria de la Legislatura chaqueña a sesionar dos horas antes de lo habitual no tuvo el efecto deseado y si bien la protesta de los gremios estatales ya había quedado desarticulada el martes por la noche --luego de conocerse que no se trataría la enmienda constitucional para garantizar la permanencia del Insssep en el Estado--, la decisión del sindicato legislativo de impedir el trabajo parlamentario hasta tanto se trate el incremento salarial para el sector fue el motivo principal para que la sesión se demorará por un largo tiempo en su comienzo.
El desacuerdo en el bloque aliancista para tratar en esta sesión el proyecto de aumento en la escala salarial llevó a que el gremio que lidera Hugo Coria, desde las 15, se haga presente en el recinto para presionar por una respuesta, de lo contrario estaban decididos a no dejar sesionar y por ende también imposibilitar que el bloque mayoritario pueda abordar el proyecto de modificación del reglamento interno, con el que buscan sea una alternativa para mantener la presidencia de la Legislatura a partir del 10 de diciembre. Sin embargo, las conversaciones y el compromiso del bloque mayoritario para que el tema salarial sea abordado la semana que viene, llevaron a los trabajadores a deponer la actitud y a que la sesión pueda comenzar a las 17:30.

De esta manera quedó liberado el camino para que discutan los cambios al reglamento interno, que luego de más de cuatro horas de debate fue aprobado con el voto de los diputados aliancistas, salvo Juan José Bergia, quien no acompañó y apoyó el mantenimiento en cartera. El justicialismo, Frente Grande y Libres del Sur votaron el archivo y el ARI se abstuvo.

La Alianza pidió la alteración del orden del día y a través de su presidente del bloque, Eduardo Siri, expresaron el acompañamiento al despacho de aprobación de la iniciativa. En forma inmediata desde el justicialismo María Lidia Cáceres hizo una extensa exposición en la que no solo anticipó la oposición a la propuesta sino que calificó estos cambios de ser un "golpe institucional".

"Nuestra Constitución provincial dice que todo el poder emana del pueblo y pertenece al pueblo. Pareciera anodino refrescar estos conceptos pero a la luz de las circunstancias en este escenario que se presenta en la legislatura es fundamental porque la verdad es que con esta resolución se está cambiando absolutamente todo; estamos modificando la esencia de nuestro sistema", expresó.

La diputada también manifestó que "esto lo vemos como un golpe institucional, el cual fue anunciado desde el primer momento de finalizada las elecciones. Se están por soslayar todas las leyes trascendentes de nuestro sistema y la tradición parlamentaria de la institución. Es un día oscuro y bochornoso de esta Legislatura. Vamos a violentar y burlar lo más sagrado que tenemos nosotros que es la decisión del pueblo en su conjunto. La Alianza quiere retener la presidencia a toda costa y nosotros vamos a defenderlo como corresponde; esto no se negocia, no podemos negociar la decisión del pueblo, por eso recurriremos a la justicia para que ponga luz a esta situación".

Por último manifestó que "el 10 de diciembre la paridad podría paralizar el Poder porque ninguno de los frentes tiene quórum para iniciar las sesiones. Aspiro a que no suceda".

Luego de las expresiones de la diputada justicialista, el legislador de la Alianza Juan José Bergia hizo conocer que no acompañaría la decisión de su bloque de modificar el reglamento interno y por eso mocionó mantener la iniciativa en cartera. Expuso que "la oportunidad del tratamiento no es la correcta, toda vez que la ciudadanía se expresó en las urnas y determinó que este cuerpo quede a partir del 10 de diciembre integrado por 16 diputados del oficialismo y 16 de la Alianza; se trata aquí de un tema de quórum para el día de la sesión preparativa, quórum que lo dan la mitad más uno del total del cuerpo, es decir 17 legisladores".

Explicó que con esta decisión "otorgamos más poder a la presidencia actual ya que la incorporación del artículo 17 bis dispone que será quien presida la sesión preparatoria y quien tendrá doble voto en caso de empate. Por eso la presidencia de la Cámara requiere quórum para llevar adelante la sesión preparatoria y consenso entre los 32 legisladores para elegir sus autoridades. Las circunstancias nos exigen a nosotros la madurez necesaria, la seriedad, el respeto que el caso amerita para estar a la altura de la situación donde la única solución lógica tiene que ser el consenso y no es la oportunidad de cambiar las reglas".

El presidente del bloque del PJ, Ricardo Sánchez, dijo que se estaba pisoteando la norma constitucional. Las posibilidades de una salida de consenso están lamentablemente agotadas".

Adelantó que "el camino que les queda es el judicial o de no prestarnos al pisoteo no dando quórum y así provocar una intervención federal la que tanto negamos pero con conductas como las de hoy lamentablemente cobra mayor fuerza. Sería lamentable que esto ocurra. Lo que se pretende hacer es abiertamente inconstitucional. Este tipo de reformas y trajes a medidas para garantizar pequeños privilegios terminan por manchar a todos".

Desde el Frente Grande, Daniel San Cristóbal, dijo que "hoy se modifican las reglas que regían cuando se sometieron a elecciones". Asimismo expuso que "no creo que este poder judicial pueda subsanar el atropello que hoy se va a consagrar. Lamento mucho el camino elegido".

El aliancista Hugo Maldonado afirmó que la modificación al reglamento interno "es la forma y el ámbito para resolver esta cuestión. Estamos aportando una salida a un conflicto que se puede plantear más adelante. Pero correrá mucha agua bajo el puente".

Comentá la nota