Presiden comisiones, pero las citaron en pocas oportunidades

Vargas Aignasse dice que la oposición no acudió a las deliberaciones.
Representantes del oficialismo y de la oposición coincidieron en afirmar que la tarea legislativa del año que pasó se vio condicionada por la discusión política.

Ese, por ejemplo, es el argumento con el que el diputado kirchnerista Gerónimo Vargas Aignasse justificó la escasa labor que le cupo a la comisión de Peticiones, Poderes y Reglamento, que él preside. Ese órgano, precisamente, se reunió a lo largo de 2009 en una sola ocasión. Tampoco tuvo un gran desempeño la comisión de Turismo, conducida por el alperovichista Juan Salim, que sólo mantuvo tres encuentros durante el año pasado.

Vargas Aignasse esgrime que, en gran medida, esto se debió a que otras comisiones ganaron más trascendencia por la coyuntura política del país. "Es una comisión estratégica y hay mucha paridad en su conformación. Nosotros convocábamos y la oposición no nos daba quórum", se escudó. Luego, reflexionó sobre la tarea del Congreso. "Hubo actividad intensa y alta calidad en los debates. El nivel no sólo se vio en materia cuantitativa, sino en el aspecto cualitativo también", destacó el kirchnerista.

Otro referente del Frente para la Victoria, Germán Alfaro, consideró que el parate previo a las elecciones se compensó con la intensa tarea del segundo semestre. "Los dos últimos años fueron muy productivos en materia legislativa, ya que el Congreso, durante este tiempo, obtuvo la trascendencia que no tuvo nunca", afirmó.

El oficialista Alfredo Carlos Dato reconoció que el rendimiento de la Cámara Baja fue sustancialmente menor, en comparación con el papel que le cupo durante 2008. "El 2009 fue particular. Al ser un año electoral, la actividad se redujo porque algunos miembros estaban en plena campaña para la renovación de la banca", justificó. Sin embargo, el ex presidente de la Corte Suprema de Justicia rechazó las críticas opositoras acerca de que la composición legislativa, durante la transición entre las elecciones de junio y la renovación de diciembre, perdió legitimidad. "En primer lugar, los mandatos legislativos vencían en diciembre y, en segundo orden, la bandera del triunfo que levantaron al asumir no habría sido tal si unos 16 candidatos de provincias como Chubut, Entre Ríos, La Pampa y Santa Fe, que habían acompañado a Cristina Fernández de Kirchner en 2007, no se hubieran pasado a otros partidos", expresó Dato.

Norah Castaldo (UCR) afirmó que, después de los resultados de los comicios, la actividad del Congreso se ciñó a lo que impuso el oficialismo. "Lo que se hizo fue seguir su agenda. No se caracterizó por una riqueza y una profundidad legislativa, que es lo que la sociedad necesita", consideró.

Comentá la nota