Preservativos en espacios públicos

Una ley obliga a partir de ahora a bares, teatros, restaurantes y boliches a poner a disposición de sus clientes los condones
El Gobierno porteño reglamentó ayer una ley que obliga a los bares, confiterías, restaurantes, teatros, locales de baile y todos los lugares habilitados para espectáculos públicos en la ciudad a asegurar a sus clientes la provisión permanente de preservativos en máquinas expendedoras ubicadas en los baños de hombres y mujeres.

La ley 3320 fue sancionada el 26 de noviembre pasado, por la Legislatura porteña y publicada ayer en el Boletín Oficial de la ciudad de Buenos Aires.

"En caso de no poseer máquinas expendedoras, debe ofrecer condones en la caja, boletería o administración del lugar, y debe fijar un cartel visible en los baños de hombres y mujeres donde se indique el lugar en que se venden los preservativos dentro del comercio", sostiene la norma.

En la actualidad, una gran cantidad de restaurantes, teatros, cines y boliches porteños ya disponían de este sistema de expendio de preservativos en los baños, ya que las leyes de habilitación así lo disponían, señala La Nación.

Sin embargo, a partir de ahora "lo que se modifica básicamente es la posibilidad de que los comerciantes puedan vender preservativos en la caja o algún otro lugar que ellos determinen en el local sin tener la obligación de contar con la máquina expendedora, que en la mayoría de los casos resultaba un costo demasiado alto para el propietario", explicó el diputado Facundo Di Filippo, autor de la norma.

Para los comerciantes que no cumplan la legislación, la norma prevé una multa de 500 a 10.000 pesos, o la clausura e inhabilitación del local.

Comentá la nota