Pro presentó su plan en la Capital y busca apoyos.

Necesita 40 votos en la Legislatura porteña.
El gobierno porteño presentó su proyecto de reforma electoral en la Legislatura porteña, donde necesitará dos tercios de los votos (o sea, 40 de los 60 posibles) para imponer la idea.

El jefe de gobierno, Mauricio Macri, pretende que la boleta única se apruebe cuanto antes, de modo que se pueda poner en práctica en las elecciones legislativas de este año, tal como anticipó LA NACION hace una semana.

El diputado nacional Federico Pinedo mostró ayer en el Congreso la propuesta de boleta que busca imponer el macrismo: todos los partidos, con sus logos y principales candidatos, ocuparían el mismo espacio. El voto se emitiría mediante una cruz en un casillero en blanco que acompaña a cada candidatura, y en la boleta figurarían sólo los tres primeros postulantes de cada lista, en el caso de las elecciones legislativas. El resto aparecería en una plancha pegada en la pared del cuarto oscuro, con todos los candidatos de todos los partidos incluidos.

El voto en blanco ocurrirá cuando no se marque la cruz en ninguna candidatura, mientras que se considerará voto nulo cuando dos o más propuestas aparezcan con una tilde o una cruz.

A último momento, el gobierno porteño modificó un artículo del proyecto en el que, originalmente, decía que las autoridades de mesa debían tener obligatoriamente un título universitario. Esto fue corregido, y ahora se menciona que "preferentemente" deben tener un título.

También establece que las autoridades de mesa que no se presenten a los comicios deberán pagar una multa equivalente a tres salarios mínimos. Además, quita la organización electoral al Poder Ejecutivo, pues otorga tal facultad al Tribunal Electoral.

El macrismo cuenta con 26 legisladores en la Legislatura, pero necesita al menos 40 para sancionar la norma. Se estima, por esto, que necesitará acordar con el kirchnerismo para poder avanzar con el proyecto.

Fuentes del gobierno porteño rechazaron la idea de un pacto con el Frente para la Victoria y, en cambio, señalaron que esperan contar con los votos de la Coalición Cívica y los bloques más chicos.

El bloque del kirchnerismo tiene 11 diputados, mientras que el que lidera el ex jefe de gobierno Aníbal Ibarra, enemigo político de Macri, suma seis.

Comentá la nota