Presentó una firma trucha del Consejo Escolar de Quilmes y cobró cheque de Escuela de Ezpeleta

La Cooperadora de la Escuela Primaria Nº 85 de Ezpeleta, resultó estafada cuando un desconocido se hizo presente en la Dirección General de Escuelas de la Provincia y mostrando un poder trucho de uno de los consejeros escolares de Quilmes logró cobrar un cheque por más de 20 mil pesos destinado a pagar una obra que se está haciendo en dicho establecimiento educativo.
La escuela de Ezpeleta no fue la única víctima de la estafa. Un tal, Luis Alberto Morán se presentó el 30 de diciembre pasado con poderes truchos presuntamente firmados por consejeros escolares de los distritos de Quilmes, Moreno y Tandil; y logró cobrar por ventanilla más de 120.000 pesos que estaban destinados a pagar obras en distintos colegios bonaerenses.

En Quilmes la situación fue denunciada por los consejeros escolares el 10 de enero del corriente año ya que aparecía el nombre de Fernando Dordosgoity, como quien había firmado el poder que había permitido la entrega de los cheques, al menos los correspondientes a Quilmes.

Morán, el apoderado trucho, presentó una nota por la que intentó cobrar 457.328 pesos correspondientes a la Escuela Primaria Nº56; 77.194 pesos correspondientes a la Escuela Nº68; y por último, 20.830 pesos a la Escuela Nº85. Sólo pudo cobrar el último porque los otros pagos ya habían sido retirados por los integrantes de las Cooperadoras respectivas.

La situación de la escuela de Ezpeleta tuvo sus ribetes. Como primer instancia, en la Justicia aparecía como investigada la vicepresidenta del Cuerpo Susana Barriga, cuando en realidad la documentación bajo la lupa aparecía firmada por Dordosgoity. El error fue subsanado recientemente y Dordosgoity debió declarar y explicar que nunca había firmado ninguna autorización y que el garabato que aparece en el poder es trucho.

Cabe mencionar que la denuncia penal presentada por la titular del Consejo Escolar, Gladys Guillén; la vice, Susana Barriga y el presidente de Infraestructura, Fernando Larsen; surgió luego de que el intendente Francisco Gutiérrez recibiera el reclamo de miembros de la Cooperadora de la Escuela 85 que se quejaban porque no podían cobrar el cheque.

Después de lo ocurrido, la Dirección General de Escuelas de la provincia de Buenos Aires, intervino el área de Obras y Subsidios y desplazó al jefe de departamento ya que la maniobra fraudulenta no podía haberse llevado a cabo sin la complicidad de funcionarios de la Dirección General de Escuelas.

Al cierre de esta edición, desde la Provincia de Buenos Aires, se buscaba instrumentar nuevamente los pagos que fueron desviados ya que las empresas fueron ajenas a la estafa ocurrida.

Mientras tanto, en Quilmes, el caso denunciado por los consejeros escolares está siendo investigado por el fiscal Jorge Saizar, uno de los titulares de la Unidad Funcional de Instrucción y Jucio (UFIJ) Nº5 del departamento judicial local.

Comentá la nota