Se presentarán como querellantes los familiares de tres desaparecidos de Concordia

Se trata de Papetti, Solaga y Zalasar, quienes fueron secuestrados durante la última dictadura militar y nunca más se supo de sus paraderos.
El martes a las 11, los familiares de tres jóvenes desaparecidos de Concordia durante la última dictadura militar se presentarán como querellantes en el Juzgado Federal de Concepción del Uruguay, en el marco de la causa “Fiscal General solicita desarchivo de causas por desaparición de personas – Área Concordia”.

Con el patrocinio letrado de la abogada María Isabel Caccioppoli –la misma que logró la reciente detención de dos ex represores en Concepción del Uruguay– se presentarán la hermana de Jorge Emilio Papetti, María Ema Papetti; la hermana de Julio Alberto Solaga, María Estela Solaga de Moreno, y la hermana y la hija de Sixto Francisco Zalasar, Graciela Zalasar de Masching y Sandra Zalasar respectivamente.

Jorge Emilio Papetti Alegre nació en Concordia el 27 de abril de 1953. Tenía 23 años y era estudiante y conscripto del Regimiento 6 de Caballería de Tiradores Blandengues Nº 6 de esta ciudad, donde fue secuestrado. Está en condición de desaparecido desde el 22 de marzo de 1977.

Julio Alberto Solaga Waigel nació en la misma localidad el 16 de julio de 1951. Tenía 25 años y era estudiante universitario y empleado privado. Fue secuestrado el 22 de noviembre de 1976 en calle Damián P. Garat Nº 864, y continúa desaparecido.

Sixto Francisco Zalasar Trinidad nació en Concordia el 9 de octubre de 1949. Tenía 26 años, estaba casado y tuvo tres hijos. Era obrero y sindicalista. Fue secuestrado el 26 de mayo de 1976 en su domicilio de calle Diamante Nº 1.062. Continúa detenido-desaparecido.

“Hoy a 25 años de la recuperación de la democracia y a 60 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos se hace necesario más que nunca la investigación de los crímenes de lesa humanidad cometidos impunemente por el terrorismo de Estado implementado durante la última dictadura cívico-militar”, indicaron desde el Registro Único de la Verdad de la Provincia.

“Es una necesidad no sólo la posibilidad de que la familia finalmente sepa lo que verdaderamente sucedió, sino también el juzgamiento de los responsables de la desaparición forzada de personas”, completaron.

Comentá la nota