Presentarán en audiencias públicas el Ordenamiento de Bosques Nativos

En el marco de la “Ley Bonasso”, a partir de abril se realizarán audiencias públicas para presentar los resultados del Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos. Del estudio se desprenden más de 400 mil hectáreas aptas para la explotación en toda la provincia.

Luego de más de un año de haber sido sancionada por el Congreso, la presidente, Cristina Fernández de Kirchner firmó ayer el decreto que reglamenta la Ley Nº 26.331 de “Presupuestos Mínimos de Protección de los Bosques Nativos”, que prevé la conservación de los montes naturales en todo el país. En este marco, la Dirección de Recursos Forestales de Corrientes elaboró un pormenorizado informe en el cual dividió a las zonas de la provincia que podrían explotarse para la actividad agropecuaria. En abril prevén realizar una serie de audiencias públicas para buscar el consenso de las instituciones intermedias de la comunidad.

La normativa conocida como “Ley Bonasso” -por haber sido iniciativa del diputado nacional Miguel Bonasso- prevé garantizar el uso sustentable de los bosques nativos y que el uso de estos espacios no perjudique la calidad de vida de la población, el patrimonio natural y cultural, la conservación de la biodiversidad ni afecte el equilibrio de los ecosistemas.

En este marco, la Dirección de Recursos Forestales de Corrientes realizó durante 2008 un ordenamiento territorial de los bosques nativos para la provincia, con el fin de dar cumplimiento a lo establecido por la Ley 26.331. Del riguroso estudio técnico participaron distintas instituciones, que hicieron su aporte para determinar cuáles son las áreas nativas que podrán explotarse y en dónde se prohibirá el desmonte y la actividad agropecuaria y forestal.

Para este trabajo, se tomaron tres regiones de Corrientes: Santo Tomé (Selva Paranaense), Bella Vista (Parque Chaqueño) y Curuzú Cuatiá (El Espinal), donde se realizaron los distintos estudios técnicos, biológicos, botánicos, antropológicos, ecológicos, históricos y culturales. Estos estudios se complementaron con imágenes satelitales, recorridas y sobrevuelos en helicópteros por los montes de la provincia.

La fusión de estos resultados (mediante un coeficiente matemático) determinó tres categorías de conservación: la categoría 1 (rojo), 2 (amarillo) y 3 (verde). En este aspecto, el director de Recursos Naturales de Corrientes, Luis Mestres, comentó a este medio que en las áreas “rojas” no se podrá desmontar para realizar ninguna explotación. Las zonas “amarillas” se podrán explotar, aunque con ciertos criterios; mientras que las regiones “verdes” son aptas para el desmonte y explotación de los suelos.

El informe elaborado por Recursos Naturales señala que en las tres regiones se contabilizaron un total de 97.212 hectáreas de la categoría 1 (rojo); 273.233 hectáreas en la categoría 2 (amarillo); y 399.874 hectáreas en categoría 3 (verde). De estos guarismos se desprende que la zona más explotable es la región de El Espinal (Curuzú Cuatiá) con 359.121 hectáreas, mientras que donde menos hectáreas quedan para el desmonte es en Santo Tomé (Selva Paranaense), con poco más de 3.000.

Si bien el documento ya fue presentado en la Dirección de Producción Forestal de la Sagpya, en abril será presentado en audiencias públicas que se realizarán en distintas localidades de la provincia, en donde instituciones de la comunidad tendrán la posibilidad de brindar su opinión sobre el estudio multidisciplinario que encaró la Provincia para instrumentar la “Ley Bonasso”.

Comentá la nota