Presentan proyectos sobre inseguridad

El bloque de concejales de Acción Comunal elaboró dos proyectos de ordenanza referidos al problema de la inseguridad que afecta a los tresarroyenses.
Según indicaron en un comunicado de prensa, se intenta centrar los esfuerzos en el combate de las causas que generan el delito, por cuanto las políticas centradas exclusivamente en el castigo con presuntos efectos disuasorios han demostrado que no alcanzan.

Los concejales de Acción Comunal puntualizaron que "uno de los proyectos es una actualización de otro ya presentado y enviado al archivo por la mayoría vecinalista sin mayor discusión; el otro se basa en la difusión pública de investigaciones sociológicas conocidas popularmente como 'teoría de las ventanas rotas'".

El concejal Guglielmetti indicó que "existe un consenso generalizado en que hay dos causas fundamentales generadoras de conductas delictivas: las profundas desigualdades sociales y la exclusión, por un lado, y la anomia o clima generalizado de incumplimiento de las normas, por otro. En este último sentido, existen varios estudios sociológicos realizados durante los últimos cuarenta años que han puesto de manifiesto la importancia del 'contagio' en la realización de conductas antisociales. Es decir, existe una propensión a no respetar la ley si existe una idea de deterioro, desinterés y ruptura de los códigos de convivencia. Por lo tanto, una política basada en la lucha contra el desorden, el descuido y la violación de normas de convivencia es una poderosa herramienta contra la comisión de delitos más graves y para la promoción de condiciones sociales de seguridad".

Planificación y consenso

Por su parte, el edil José María Marcolongo puso de manifiesto que "si este tipo de políticas se han podido implementar en grandes metrópolis con buenos resultados, mucho más factible es hacerlo en comunidades más pequeñas como la nuestra. Por un lado, la atribución de jefe de la Policía Comunal que ostenta el intendente municipal le da las facultades necesarias para elaborar una planificación e instrumentación de la misma acorde con los objetivos aquí propuestos. Pero, al mismo tiempo, resulta conveniente desde el punto de vista de la legitimidad política, que estos objetivos sean fijados por el órgano deliberativo de nuestra comunidad, con el mayor consenso posible".

Marcolongo subrayó que "nuestro proyecto se establece un mecanismo para convertir estas acciones en una política de Estado, que pueda ser consensuada entre todos los sectores políticos y tenga continuidad, cualquiera sea la persona que esté a cargo de la intendencia. Un combate en serio contra la inseguridad requiere de una planificación a mediano plazo, porque los resultados sólo se obtienen de esta manera".

También sostuvo que "lo que estos estudios en los que nos basamos han demostrado es que el incumplimiento de las normas o el descuido de los espacios públicos, generan una sensación de que todo vale y facilita condiciones sociales para la comisión de delitos más graves. Que haya gente con miedo de atravesar las plazas en ciertos horarios, que haya basura en lugares en los que no debería, que no se respeten ni se hagan respetar las normas de tránsito, pareciera que no tienen que ver con delitos más graves. Pero lo que los sociólogos han determinado es que generan un clima favorable para ellos". Al respecto, le otorgó relevancia a "ser muy estrictos en el cumplimiento de todas las normas de convivencia y hacer llegar las sanciones en caso de corresponder. A eso apunta nuestra proyecto".

Hizo referencia a las "serias diferencias con la forma en que el intendente maneja la política de prevención y seguridad", no obstante lo cual expresó la disposición a "encontrar entre todos soluciones de fondo sobre las causas de la inseguridad".

Finalmente, indicó que "hemos vuelto a presentar el proyecto sobre el Programa de Inclusión Social de Jóvenes, para atacar el otro gran causante de la inseguridad que no es la pobreza, sino la exclusión de algunos sectores. El intendente ha mencionado este problema por primera vez en sus discursos públicos, por lo que esperamos que ahora el oficialismo esté dispuesto a discutirlo, a mejorarlo y a aprobarlo. Los datos recientes sobre deficiencias alimentarias ponen de resalto la existencia de este problema, que no podemos ocultar. No queremos centrar la discusión en si las cosas se han hecho hasta el momento como corresponde, sino de qué manera podemos mejorar hacia el futuro".

Comentá la nota