Presentan planes por $ 10.100 millones para invertir con estímulos fiscales

El primer llamado a concurso para acceder a los beneficios fiscales contemplados en la Ley de Promoción de Inversiones (LPI) fue más exitoso de lo esperado. Pero volvió a mostrar que genera más interés en las grandes que en las pequeñas empresas. En el primer caso, se presentaron proyectos por $ 816 millones frente a un cupo de $ 500 millones, mientras que en el caso de las pymes, de los $ 300 millones licitados, el Gobierno recibió iniciativas por apenas $ 100 millones.
Aún así, los 94 planes presentados contemplan una inversión de $ 10.100 millones, de los cuales cerca de la mitad –$ 5.100 millones– corresponde a nuevos desembolsos. El resto son planes que ya están en marcha debido a que, según la ley, los beneficios de la amortización acelerada de capital y la devolución de IVA alcanzan a iniciativas realizadas entre septiembre de 2007 –fecha en que caducó la ley anterior– y la actualidad.

El plazo para presentar los proyectos en el Ministerio de Industria venció el 21 de diciembre y ayer la presidenta Cristina Fernández anunció los resultados en un acto en la Casa de Gobierno, del que también participaron el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y la ministra de Industria, Débora Giorgi.

"La respuesta de los empresarios a la convocatoria ratifica que tendremos un 2010 con fuertes inversiones y nos permite confirmar que estamos ofreciendo incentivos importantes para generar inversión, trabajo genuino y valor agregado para la exportación", afirmó Giorgi, al tiempo que prometió que "en seis meses, las empresas gozarán de los beneficios". La ministra se encargó de hacer esa aclaración porque en el régimen anterior las empresas cobraron a los dos o tres años de realizada la inversión y, de esa manera, el beneficio no les sirvió para alivianar el costo del desembolso.

La ley contempla un cupo total de $ 3.600 millones para inversiones realizadas entre septiembre de 2007 y el mismo período de 2010, pero el primer llamado fue realizado por $ 800 millones. Los proyectos presentados para esta ocasión demandan una inversión de $ 10.100 millones y estiman generar ventas por $ 49.100 millones, exportaciones por $ 30.000 millones y 12.000 puestos de trabajo. Se presentaron empresas gráficas, manufactureras, automotrices, autopartistas, alimenticias, metalmecánicas, aceiteras, petroquímica, agroindustriales, farmacéuticas, textiles y de bienes de capital, informó Industria.

Se trata de firmas radicadas en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, La Rioja, Mendoza, Santa Fe, Santiago del Estero, Tucumán, Catamarca, San Luis, Chubut y la ciudad de Buenos Aires y el número de proyectos presentados representa un récord de inscripciones del régimen, con el 57 % más que la convocatoria histórica, que había alcanzado a 60 empresas, aseguró Giorgi.

A partir de ahora, la cartera productiva se tomará 60 días para analizar los proyectos y luego asignará los beneficios. Sólo podrán acceder a ambos las iniciativas que tengan un perfil netamente exportador, de producción limpia y/o que plantee una reconversión industrial sustentable. En el caso de las grandes empresas, algunos proyectos quedarán afuera porque el monto total demandado supera el cupo.

Para las pymes, a partir de marzo se realizarán nuevos llamados en forma bimestral, en tanto que para las grandes empresas las presentaciones se recibirán en los meses de mayo y septiembre próximos.

Comentá la nota