Presentan más denuncias contra el rector Kuchen y sus colaboradores

Son denuncias por "hurto agravado por la calidad de funcionario público", "violación a la intimidad" y "abuso de autoridad" porque se habrían sacado efectos personales de una oficina, sin devolverlos a su dueño.
Como si fueran pocas las irregularidades que a diario aparecen en la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ), la semana pasada dos nuevas denuncias penales recayeron sobre la figura del rector Benjamín Kuchen, derivadas del accionar generalizadamente criticado de la autoridad universitaria, puertas adentro de los claustros.

Se trata de nuevas denuncias formuladas por el ex director general de Asuntos Legales de la UNSJ, el doctor Cayetano Jorge Dara, que desde el año pasado viene enfrentado con la administración de Kuchen, por no avalar con dictámenes jurídicos, las acciones del rector y sus colaboradores.

Las diferencias de criterios entre el rector y Dara son muchas, pero entre las más graves pueden citarse la falta de aval jurídico del Departamento Legal a las imposiciones de plazos fijos fuera de bancos oficiales, la falta de pago completo de las contribuciones a la seguridad social del personal y las irregulares liquidaciones salariales al personal no docente, a pesar de contar con recursos nacionales asignados para ello.

La novedad es que Dara denunció al rector por "los delitos de hurto agravado por la calidad de funcionario público", "violación a la intimidad" y "abuso de autoridad", así como a tres colaboradores suyos: la actual interventora de Asuntos Legales, abogada Adriana Verónica Tettamanti; la responsable del área Sumarios, abogada Estela Ramis de Mas y al abogado Luis Osvaldo Córdoba, que actúa como sumariante en el caso a pesar de no pertenecer a la UNSJ.

Según pudo constatarse en los escritos que obran en poder de la Justicia Federal, Cayetano Dara sostiene que la interventora Tettamanti vació el escritorio y los armarios que ocupaba Dara en la jefatura de la Dirección General de Asuntos Legales de la UNSJ sin su participación ni consentimiento, donde había efectos y documentación personal, lo que para el abogado denunciante significa una "violación a la intimidad" y como sus efectos no aparecen, también calificó al hecho como "hurto agravado por la calidad de funcionario público".

Dara identificó como culpables de la situación a la abogada Adriana Verónica Tettamanti y al rector Benjamín Kuchen por haber sido quien la nombrara como interventora del departamento, primero por seis meses y luego extendiendo el periodo seis meses más, y por ordenar el traslado de los efectos de la Dirección de Asuntos Legales, de la calle Tucumán al nuevo edificio del Rectorado.

Dara dice que labró un acta extra-protocolar con escribano público donde se verificó que "los escritorios y los armarios estaban vacíos" y asegura que él tenía en ese lugar "papeles privados de carácter personal y profesional que estaban guardados en los cajones del escritorio, que había sido vaciado sin mi conocimiento ni consentimiento, al igual que un par de lentes recetados para leer de cerca, unos tacos de agendas de los últimos cinco años, una lapicera y un portaminas marca Parker, un envase de edulcorante Hileret, dos fotos familiares que estaban debajo del vidrio que cubría el escritorio, sin que hasta la fecha no sólo no me han sido devueltos sino que tampoco he recibido respuesta alguna".

Por otro lado, Dara también formuló una denuncia penal ante la Fiscalía Federal contra el sumariante Luis Osvaldo Córdoba por "abuso de autoridad", así como al rector Kuchen por designar a esa persona por fuera de los estatutos universitarios, "ya que el abogado Córdoba no pertenece a la planta de personal de la Universidad".

Según dice Dara en su denuncia, "el objeto del acoso laboral al que me viene sometiendo el rector y su equipo de colaboradores, busca mi alejamiento del cargo de director", y que "ante mi negativa de renunciar" recibió "una amenaza extorsiva formulada por el rector de la UNSJ a través de un tercero".

Además, sostiene que "cumpliendo con su amenaza, en un claro acto de abuso de autoridad, dictó la resolución 459/09-R por la cual además de ordenar la instrucción de un sumario administrativo en la Dirección General de Asuntos Legales, me sacó de mis funciones como director general y me asignó funciones de menor jerarquía a cumplir en los establecimientos preuniversitarios de la UNSJ".

Agrega el denunciante que "se instruyó un sumario a una velocidad envidiable y sin correr traslado alguno, negando el derecho de defensa" y que lo citaron dos veces "en calidad de sumariado" a cuyas audiencias no concurrió por estar en uso de licencia médica por estrés, prescripta por el servicio médico de la propia Universidad.

Las denuncias de Dara se suman a las ya realizadas por él ante el Consejo Superior de la Universidad, la Fiscalía Nacional de Investigaciones Administrativas y ante la Justicia Federal; también a las realizadas por la abogada Dora Yolanda Moreno como patrocinante de cuatro empleados de la Universidad que aseguran vivir un acoso laboral dentro de la administración de Kuchen, y a la realizada por el gremio APUNSJ que nuclea al personal no docente, por las irregularidades administrativas en el pago de los sueldos y los pagos no completos a la AFIP de las contribuciones que le corresponden a la UNSJ como empleadora.

También están las denuncias realizadas por los supuestos malos manejos en la liquidación del instituto de jubilados INCJUPEN

Las denuncias que en los últimos meses se transformaron en moneda corriente en la UNSJ, tiñen de sospecha a la casa de altos estudios sanjuanina, especialmente porque todos estos temas, así como otras cuestiones importantes como las habilitaciones municipales, provinciales y de bomberos de los establecimientos de la Universidad no son tratados por el Consejo Superior y permanecen en comisiones internas del organismo de gobierno universitario.

Comentá la nota