Presentan una alternativa para la remodelación del centro

Con el asesoramiento de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa, la Comisión de Comercio del CCIRR presentará antes de navidad, un proyecto para realizar intervenciones progresivas que mejoren el microcentro. Para los comerciantes la propuesta de la Municipalidad que costaría 26 millones de pesos, es inviable.
La Comisión de Comercio del Centro Comercial e Industrial de Rafaela y la Región considera "inviable" económicamente el proyecto de refuncionalización del microcentro presentado por el Ejecutivo Municipal. Como se sabe, el mismo –surgido de un anteproyecto que ganó un concurso de ideas al que se había convocado a los arquitectos en 2006- tendría un costo que va desde los 15 millones de pesos hasta los 26 millones de pesos, según el grado de intervención y la forma en que se encararía la misma. Para el municipio, la obra debería ser cobrada por el sistema de contribución por mejoras, lo cual es rechazado por los comerciantes, máxime teniendo en cuenta los costos que se mencionan.

Los números que la Municipalidad puso sobre la mesa cayeron como un balde de agua helada sobre el ánimo de los comerciantes del microcentro, que luego de conocida la propuesta del Multiespacio Rafaela –un shopping con anexo cultural que se proyecta para la Vieja Terminal, según una iniciativa privada presentada por un grupo de inversores foráneos- comenzaron a presionar al municipio para que realice una intervención sobre el microcentro local.

Sin embargo, la Comisión de Comercio reaccionó rápidamente. La semana pasada estuvo en Rafaela el Arquitecto Ramón Ángel Prieto, un experto en el desarrollo de centros comerciales a cielo abierto que trabaja para la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Prieto se llevó los antecedentes del tema, tanto en lo relativo a los planes para remodelar el microcentro como a la propuesta del Multiespacio.

En el curso de los próximos 15 días, el experto presentará un informe con algunas recomendaciones, entre las cuales ya hay una certeza: la intervención que propondrá será "progresiva", deberá extenderse a toda el área del microcentro y no solamente al Bv. Santa Fe y también deberá incluir a la Vieja Terminal. La frutilla del postre también promete agregar contenido para la polémica: para Prieto, el Multiespacio no debería ser activado, porque "el microcentro de Rafaela no necesita más comercios". Además, advirtió que el Estado también deberá participar del financiamiento de la obra que decida efectuarse.

Intervención progresiva

Luego de entrevistarse con las autoridades de la Comisión de Comercio local y con funcionarios municipales, Prieto recordó que "las propuestas de centros comerciales a cielo abierto deben ser tratadas en tres niveles. Un aspecto está orientado a todo lo que tenga que ver con la oferta de equipamiento y de servicio que requiere una ciudad, y que debería estar dimensionada. Normalmente una ciudad no sabe ni lo que le sobra ni lo que le falta. Si hoy queremos agregar más comercios de los que ya tenemos y no agregamos los equipamientos de ocio, cultura, servicios que necesitamos, estamos errando el viscachazo".

El profesional consideró que "el área del casco histórico siempre es el más difícil de intervernir pero el que más posibilidades de desarrollarse tiene. Todas las experiencias en el mundo empiezan en las áreas más difíciles, porque son las de mayor atracción, competitividad y sostenimiento económico y cultural de una comunidad. No sólo hay que preservar, sino construir lo que falta y proyectar".

Al explicar la tarea que le fue encomendada, el Arq. Prieto señaló que "he venido a contribuir con la Comisión de Comercio y el Centro Comercial e Industrial de Rafaela y la Región, en vínculo con la Municipalidad, para darle, desde nuestra visión y experiencia, se aproximen a encontrar soluciones y salida reales y factibles y no contradictorias a los problemas que se plantean".

Consultado sobre los límites que impone la disponibilidad de recursos para una intervención de mejoramiento en el distrito comercial céntrico, Prieto advirtió que "el condicionamiento económico es relativo. No debemos poner el carro delante de los caballos. Lo importante es tener en claro que lo que se tiene es un proyecto de interés común, con una visión común y un plan de acción compartido. Si se trata de un proyecto con esas características, con el respaldo institucional se construye el financiamiento necesario. A veces se tiene la fuente de financiamiento y no el proyecto, y en ese caso se parte de una equivocación".

Refuncionalización y Multiespacio

"Aquí hay dos temas que son convocantes –señaló Prieto-. Uno es la propuesta del denominado Multiespacio, que está metido dentro del distrito comercial del casco histórico; y el otro es el proyecto de mejora que resultó del concurso de ideas, y que demandaría una inversión de 26 millones de pesos. Este proyecto, al margen de ser un buen proyecto de máxima, parte de una premisa errónea", enfatizó.

Para Prieto, "ningún proyecto de esas características puede tener financiamiento exclusivo del sector privado. Estos proyectos son público-privados y consecuentemente tienen financiamiento compartido. Creo que eso no está claro, porque se habla de que todo lo tenía que financiar el comerciante, cuando se sabe que ningún proyecto de estas características lo puede financiar sólo el comercio. En todo el mundo se trata de proyectos de financiamiento compartido".

Al referirse a su idea de cómo debe abordarse la intervención, afirmó que "para aproximarnos a un hecho factible, nosotros lo que recomendamos una estrategia de implementación progresiva. Si tenemos diez pesos, hay que ver cómo utilizarlos para producir el mayor beneficio posible con ese dinero. No hay que concentrar todo en un punto cuando tenemos desprotegidas otras áreas comerciales del mismo distrito".

¿Cuál sería su recomendación, entonces? Según el profesional de la CAME, la idea que debería consolidarse es la "mejorar integralmente todo el distrito centro, y luego emprender acciones de menor costo y que son las que la misma gente pide. No se está pidiendo que se hagan que se hagan las calles de determinada forma, sino que pide que se le cambien las condiciones de seguridad, de tranquilidad, de atractivo, de confort. Lo que la gente necesita son condiciones determinadas. La recomendación es que para el proyecto del centro se haga un replanteo de la escala de intervención, con una propuesta progresiva, de menor a mayor: veredas primero, iluminación luego, utilizar la infraestructura que ya hay para mejorarla, etc. Es una propuesta que yo voy a poner en papel a través de un informe que voy a entregar".

Finalmente, también se refirió al proyecto del Multiespacio Rafaela. En ese sentido, consideró que "necesariamente lo que se haga en la Vieja Terminal, tiene que estar integrado al mismo proyecto. Así como necesitamos dimensionar lo que la ciudad necesita, necesitamos saber cuál es el mix de equipamiento y de servicios que debe tener el microcentro. Y entendemos, a prima facie, que lo que no le hace falta al microcentro es más comercio, sino otro tipo de equipamiento. Esto no se sostiene solamente con actividades comerciales, sino con actividades gastronómicas, recreativas, culturales, artísticas, con una cantidad de equipamiento".

En la misma línea, consideró que "habría que medir si eso se ha evaluado respecto a lo que la ciudad necesita. Entrar a discutir sobre la viabilidad o conveniencia, estimo que esta ciudad y este microcentro no necesitaría meter más comercio. En todo caso, lo que hay que cambiar es la composición del proyecto: si hay 30% para actividades culturales y el resto es para comercio, habría que hacerlo al revés. Nunca hay que poner el carro delante del caballo. Por lo que veo, me parece un proyecto de desarrollo inmobiliario, que tiene componentes adicionales de cultura".

Comentá la nota