Presencia de Schiaretti en palco con Cristina saca del freezer la relación Nación-Provincia

La presidente Cristina Fernández de Kirchner inaugurará hoy en Embalse el Encuentro Nacional del Banco Popular de la Buena Fe, ocasión que marcará el retorno del gobernador Juan Schiaretti a los actos de la primera mandataria (se toma como una señal de distensión en las relaciones entre el mandatario provincial y la Casa Rosada), y marca el inicio de los diálogos que Presidencia mantendrá con gobernadores para buscar cerrar un nuevo acuerdo fiscal con las provincias.
La Presidenta también buscará dar una solución integral a través de un nuevo Pacto Fiscal a las provincias con mayores problemas financieras, entre las que están Córdoba y una decena más, ya que la Nación necesita tener a los estados provinciales en orden y sin emisión de cuasi monedas, para seguir avanzando en el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

A partir de este punto de inflexión es que las relaciones entre Córdoba y la Casa Rosada comenzarán a descongelarse, y a avanzar en el camino del diálogo institucional, dentro de los marcos que fijará el Presupuesto 2010 de la Nación a aprobarse en las próximas semanas en el Congreso de la Nación.

Uno de los vértices de este entendimiento es la reprogamación de las deudas provinciales que, hasta ahora, se venía haciendo a través del PAF.

Nuevo acuerdo fiscal

El PAF representa la refinanciación de la deuda provincial más sus intereses, un tema que fue motivo de una sugerencia realizada por el gobernador a la primera mandataria, durante su última reunión en la Casa Rosada en el marco de la ronda de diálogo político que el kirchnerismo abrió tras las elecciones del 28 de junio.

En la ocasión Schiaretti le propuso a la primera mandataria la firma de un nuevo Pacto Fiscal entre la Nación y las provincias, en que las deudas pesificadas a 1,40 más CER, tras la caída de la convertibilidad, sean reestructuradas con menores tasas y a 1peso por 1 dolar, tal como ocurrió en el ámbito privado. Además expresó la necesidad de que esta nueva cifra sea pagada con dos años de gracia a 20 años, y con una tasa del 4% anual.

Córdoba deberá enfrentar el año que viene un desembolso de casi 1.300 millones de pesos de deudas con la Nación, que se suma a la situción dificil en que se encuentran otras 12 provincias argentinas por la caída de la recaudación. Evidentemente, a la Provincia se le hace difícil pagar estas deudas en un marco recesivo.

Este panorama equivale a afirmar que el año próximo la Nación también deberá estar refinanciando los pasivos de las provincias, ya que sin el PAF deberán recurrir a la emisión de cuasi monedas u otras alternativas no deseadas por el gobierno nacional porque echarán sombra en sus negociaciones con el FMI. Es por ello, que desde la Nación se adoptó la decisión de buscar un nuevo acuerdo fiscal, que desahogue la situación de más de la mitad de las provincias del país, entre ellas Buenos Aires y Córdoba, y que encuentra su fundamento técnico en los artículos 73 y 74 del Presupuesto de la Nación que comenzó a tratar Diputados en comisiones.

Estos artículos expresan que podrá la Nación, de acuerdo a sus posibilidades, implementar un programa para asistir a las provincias y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con financiamiento para la atención del déficit financiero y para regularizar atrasos de tesorería en concepto de salarios y servicios esenciales, de acuerdo a las posibilidades financieras del Estado nacional. Sin embargo, estas tratativas serán reservadas hasta que todos los gobernadores lleguen a un acuerdo.

Comentá la nota