PRESENCIA CIUDADANA EN ABSA Movilización y reclamo en Lincoln por el agua

Vecinos autoconvocados de esa localidad fueron hasta la empresa distribuidora para reclamar la distribución de bidones como ordenó una sentencia judicial.
En el marco del ya largo reclamo que sostiene la comunidad de Lincoln por el agua potable, ayer se realizó una movilización en Aguas Bonaerenses S.A. (ABSA), en la que los vecinos presentaron cientos de notas para que la empresa suministre gratuitamente agua potable envasada como lo dispone un fallo judicial.

El reclamo se ajustó así a la sentencia dictada por Mario Olaberria, juez de paz de la vecina localidad, en septiembre y luego confirmada en segunda instancia por la Cámara en lo Contencioso Administrativo de San Nicolás.

La polémica por los servicios sanitarios en Lincoln comenzó en julio de 2005 cuando los vecinos se autoconvocaron para encauzar las acciones de reclamo y encontrar una definitiva. De allí surgió un amparo presentado por dos linqueños, que fue la que terminó en el fallo que obliga a la empresa a adecuar la calidad del agua a los pa-rámetros que establece el Código Alimentario Argentino y a entregar, mientras tanto, agua potable en bidones.

"Frente a este grave incumplimiento que pone en riesgo la salud de la población, la comunidad se organizó una vez más para ejercer ciudadanía en defensa de sus derechos", dijeron desde la organización de vecinos.

"El agua que en forma tarifada y monopólica provee la empresa estatal ABSA no es potable", se quejaron.

Los ciudadanos autocon-vocados de Lincoln participarán hoy de la Cuarta Asamblea Conjunta de los Concejos Deliberante de Carlos Casares -donde se realizará el encuentro-, 9 de Julio, Pehuajó y Lincoln para canalizar los problemas del agua en las cuatro ciudades.

El fallo

Olabaerria en su fallo había indicado: "la inevitable conclusión de que el agua suministrada por la demandada ABSA a la población de la ciudad de Lincoln presenta en su composición físico-química una concentración excesiva respecto de algunos elementos (residuos fijos, cloruros, sulfatos y aún nitratos en alguna de las muestras analizadas) que la tornan no apta para el consumo humano, conforme a reglamentación contenida en el artículo 982 del Código Alimentario Argentino".

El fallo judicial finalmente dictamina que se le impone a "Aguas Bonaerenses SA la obligación de realizar los trabajos y tareas necesarios a fin de adecuar, dentro del término perentorio de 180 días a contar de la firmeza de la presente, la calidad y potabilidad del agua de uso domiciliario en la ciudad de Lincol(...).

Complementariamente se le impone, durante el mentado término de 180 días, la obligación de suministrar en forma gratuita agua potable en bidones a toda persona o entidad con domicilio en la ciudad de Lincoln que así lo requiera formalmente".

Comentá la nota