«Me preparé para ser intendente, tuve la suerte de llegar y dejé las hilachas en estos 14 años en el cargo»

No hay mucho para decir, ni muchas presentaciones para hacer. Fue la última nota, en exclusiva, que le dio Juan Carlos Simón como intendente a LA MAÑANA. Si desperdicio, un repaso de los 14 años de gestión, en el que tratamos de llevarlos por todos los temas, al menos los que consideramos importantes.
Se fue un intendente histórico, que duró casi una década y media en el mandato, y se fue hablando en es-tas páginas, en una nota realizada el miércoles por la noche, a horas de que José Gabriel Erreca lo sucediera.

14 años, y si buscamos en el archivo, han pasado varias cosas más allá de menos pelo y más canas…

- Seguramente pasaron muchas cosas; pero me da la sensación que queda un saldo positivo. Pasó de to-do, problemas económicos, crisis del país, inundaciones, sequías, y a pesar de todo eso pudimos crecer, hacer cosas, yo estoy muy conforme, creo que hicimos demasiadas cosas con mucho esfuerzo, con mucha dedicación. El municipio hoy por hoy está entre los primeros de la provincia de Buenos Aires adminis-trativamente.

¿Había estadísticas en 1995 sobre en qué lugar estaba?

- Y, era casi el más endeudado de la provincia, y hoy es uno de los mejores en situación económica. Esto no quiere decir que esté garantizado todo esto, porque viene una crisis económica y se lleva todo lo que se tiene guardado, esto no asegura nada.

Lo que sí está garantizado, que me parece que queda en lo permanente, que es un Estado eficiente, que no tiene una gran cantidad de empleados que lo agobien y no lo dejen mover finan-cieramente, y segundo que controla todo, esto es clave hoy. Cuando yo asumí los municipios se querían sacar de encima y querían concesionar todo. Muchos lo hicieron con barrido y limpieza, vial, arreglo de caminos rurales, agua potable, cloacas, se lo daban a empresas en una tercerización.

Nosotros no cedimos absolutamente nada, el municipio administró absolutamente todo, hoy es dueño de todo, maneja todo, y eso hoy por hoy, que todos los municipios quieren volver a esta situación, el de Bolívar ya es propietario de todos los servicios y esto hace que pueda disponer inmediatamente el cambio de una cosa por otra, hacer estrategias, y no tiene que consultar al gerente de una empresa para ver si puede o no. Este corazón de la administración, que logró mantener todos los servicios de la sociedad en manos del municipio, para que el municipio pueda decidir lo mejor, es el ideal, con una planta que no es viable desde el punto de vista del Presupuesto municipal.

Estuviste como intendente más tiempo que los tres que te antecedieron desde 1983 a la fecha, hay chicos de más de 13 años que no conocieron otro intendente…

- Sí, está bien hecho el análisis, por eso me voy.

¿Pero te vas con ganas?

- No, no, no me voy con ga-nas, pasa que si le pregun-tás a una persona que se retira de una actividad, no se retira con ganas, yo en este caso no me retiro con ganas. Sé que hay tiempos para manejar, hay tiempos que empiezan y que vencen, y saber reconocer cuándo el tiempo vence, es fundamental en la vida de uno, es una etapa que pa-só, que di todo lo que pude, hice todo lo mejor que podía, con aciertos y con errores.

Ahora creo que ese muni-cipalismo hay que trasladarlo a la legislatura y comienza una etapa que parece que me fuera a borrar los 14 años de intendente, y por eso me resisto, eso me quita algo de entusiasmo íntimamente; pero es una etapa nueva y la vida está plagada de etapas. El reconocimiento de cada una de ellas y el salir de ellas hace que uno esté vivo y se mantenga vigente.

Y te vas por tus propios medios, porque 4 años atrás cuando encabezaste la lista de senadores, te pusieron primero para que la remaras sabiendo que había muchas posibilidades de perder tres a cero como pasó. En cambio ahora forzaste esta candidatura generando una interna con la gente de Gorosito…

- Es cierto, ocurrió eso. La Unión Cívica Radical no es fácil que te abra un camino, el intendente que maneja el municipio, cuando quiere acordar tiene ante-ojeras puestas en el municipio y no ve un contexto provincial, y cuando yo veía que esta etapa llegaba a su fin, quise abrirme en el partido y no encontré eco, no es fácil, tuve que conseguirlo por internas. Veremos si respondo a toda la ilusión que yo tengo de poder hacer cosas, esperemos que el tiempo pueda darme también un saldo positivo para poder decir que lo luché, lo perseguí, lo logré y fue positivo.

Tenés experiencia legislativa, pasaste por el Concejo Deliberante antes de ser intendente; pero llegar a la Legislatura es distinto…

- El sentido del legislador es que pueda compartir con el ejecutor sus ideas. Yo estuve 4 años y no pude compartir mis ideas con el ejecutor, me parece que por ahí le perdés el gusto a la cosa, porque uno sabe que está elaborando el mejor proyecto y que no tiene destino, que hay distintas circunstancias e intereses que lo van a voltear en cualquier momento.

Es importante poder discutir con el intendente o con el gobernador la calidad del proyecto y las bondades del mismo para que lo entienda. Esperemos que se pueda dar, el radicalismo está mucho más plantado hoy, tiene mucho más diálogo porque el oficialismo mañana (por el jueves pasado) el oficialismo pierde la mayoría en el senado y en diputados, entonces está obligado a dialogar. El radicalismo eran 4 y ahora son 7, y el oficialismo era 26 y ahora son 19, están obligados, empezó a jugar la democracia con su sabiduría, dándole los elementos a cada uno de los actores para que pueda surgir la mejor idea. Me parece que a partir de mañana (el 10 de diciembre) empieza ese juego, esa posibilidad.

Siempre se mide la fuerza de un político viendo a quiénes ha tenido enfrente y ha confrontado, y a vos te tocó con Laso, que hoy está sentado al lado de Scioli; a Morán que es diputado nacional; a Bucca que es diputado provincial, y en su momento les ganaste a todos…

- Y si evaluás a alguno de ellos, en este momento tienen más peso que yo. Creo que el éxito tuvo varios ítems. Primero que me rodeé de un Ejecutivo que fue brillante en su momento, respondió a las necesidades de la época, me ayudó a hacer cosas, y fundamentalmente fue sincero y honesto, manejó la cosa pública con un sentido de honestidad y cuidado de los intereses públicos, cuando la gente necesitaba ese ejemplo. La gente no sólo necesita la obra brillante, sino ver que uno está haciendo un gran esfuerzo y cuidando los intereses, cuando ve despilfarro por ahí tarda en reaccionar; pero reacciona. Pasa con Kirch-ner, la gente le dio su apoyo, lo esperó, le dio otra oportunidad; pero llegó el momento del castigo.

Siento como que fue brillante, por supuesto que todos cumplimos la etapa y será cuestión de verlo de otra forma; pero yo me sentí muy amparado, muy protegido por la gente y los compañeros y amigos que me rodeaban en el Ejecutivo. Eso fue algo importante.

Y te voy a decir la verdad, yo me preparé para ser intendente, me fui a estudiar abogacía ya convencido de que iba a pelear por esto que logré, y me formé en la facultad para que se pudiera dar esto, y trabajé profundamente desde que me recibí en 1974, hasta 1995 para que esto se diera, no fue un hecho accidental. Es cierto que muchos personajes de Bolívar también se prepararon para eso y no lo lograron, a veces la política tiene un toque de suerte y en un momento determinado se dan las cosas, y se dan porque uno las ayuda; pero también hay que estar en el momento determinado.

Creo que hay dos o tres personas en Bolívar que se prepararon para ello, se prepararon bien, fueron honestos, y sin embargo el golpe de suerte no lo tuvieron. Yo tuve esta oportunidad, la supe aprovechar, le puse todo, dejé las hilachas de mí en el trayecto de los 14 años; pero me metí, puse el cuerpo, el alma también, porque creo que más que hablar hay que comprometerse, y esto es lo interesante. No hay que hablar sólo en las mesas de café y buscarle la solución a la Argentina desde ahí, hay que ponerle las ganas para solucionarlo. Los resultados los hará la gente, yo estoy convencido que una elección no se gana con el resultado de un balance, se gana con una expectativa de futuro, y ese por ahí fue uno de los éxitos que tuvimos, que siempre teníamos alguna cosita para sorprender aún en la crisis. Ya está, esto fue todo.

Estratégicamente también te manejaste bien, porque tuviste propuestas para irte con López Murphy en su momento y con Kirchner después, y a último momento decidiste quedarte en el radicalismo ambas veces…

- Sí, esa fue una característica, a mí me gustó recibir a todos los políticos, hablar con ellos, sentarme a una mesa, no tener diferencias. La situación con Kirchner fue especial, fue la mano de Marcelo (Tinelli). Si hacés el balance de eso logramos que el Complejo Domeño esté instalado, y no cedimos nada, sólo haber sido amables, haber compartido con ellos aún marcando las diferencias; pero no diciendo barbaridades. La política tiene que ser eso, aunque nos duela y no nos guste lo que se está haciendo, hay formas y formas de decirlo.

La Unión Cívica Radical siempre estuvo de nuestra mano, fueron momentos difíciles y son momentos difíciles, hoy no ser amigo del oficialismo tiene un costo muy grande; pero acá estamos, me parece que la UCR tiene que ser un partido de diálogo, de ver cómo pasamos de la mejor manera posible y cómo solucionamos este problema de la Argentina que necesariamente tiene que cambiar, así no puede seguir, veremos qué aporte podemos hacer nosotros en la Legislatura, veremos los resultados de estos 4 años.

Carretero quedó en la historia por el corte de la ruta 226, Juan Carlos Simón será recordado como el intendente que terminó de pavimentar la ciudad y pavimentó los barrios…

- Había que hacerlo, recordá que donde está Villa Juana había tierra cuando nosotros asumimos, en la zona del Corralón Municipal había 20 cuadras de tierra en la planta urbana. Ningún pueblo podía despegar si no hacía un esfuerzo de ese tipo. Hoy luce tentador para todos, no es casual que ocurran las cosas, que Marcelo apoya a Bolívar, que vengan a hacer un hotel 5 estrellas, que el Dakar termine acá, que haya varias empresas que se han venido a radicar acá, es un conjunto de cosas que dan este resultado, que por ahí se ve a los 10, a los 15 ó a los 20 años.

Uno tiene que trabajar para un objetivo, para que luzca la sociedad en que uno vive a pesar de todas las dificultades. Me parece que hoy Bolívar luce.

Y conseguiste muchas cosas sin ayuda de los gobiernos provinciales, que fueron peronistas en estos 14 años…

- Sí, nunca tuvimos una ayuda del tesoro nacional o provincial, aún en el gobierno del radicalismo en la Alianza en el 2001, lo hicimos todo a pulmón. Eso es lo que nos ayuda también a soportar la crisis, porque los municipios que hicieron todo con subsidios, con ayudas, cuando viene la crisis y no hay nada para nadie, no pueden subsistir. Eso hace que hoy por hoy el municipio de Bolívar sea uno de los principales de la provincia de Buenos Aires en crecimiento, en estado económico y financiero.

¿Cómo lo ves a José Gabriel?

- José se capacitó desde hace mucho tiempo, él es como yo, mientras ustedes están acá sale por la otra puerta. Es un hacedor; pero no es un publicador de las cosas que hace. Por ahí a la sociedad le va a costar más evaluarlo porque hay que evaluar la obra.

Me parece que tiene mucho futuro, muchas ganas, y va a tener una apoyatura en la Provincia que yo nunca la tuve. Esto no quiere decir que sean responsables los otros, yo tengo una responsabilidad, una culpa en que esto no haya ocurrido, por distintas circunstancias. Otros tendrán otra parte de culpa; pero hoy por hoy el municipio tiene un representante en la Legislatura, y esperemos que podamos aprovecharlo.

Yo le tengo mucha fe, él va a seguir manejando las características con que se ha manejado el municipio, esta administración, creo que Bolívar va a tener una conducción nueva muy eficiente.

La gente lo veía como el sucesor natural, y finalmente termina siéndolo sin necesidad de una elección…

- Si la gente lo dice, quiere decir que se preparó con nosotros, participó, fue presidente del Concejo Deliberante, fue concejal, la luchó, se formó, y está capacitado como para conducir el municipio, no todos están capacitados. Muy pocos de los políticos de Bolívar hoy están en condiciones de administrar el municipio, porque hoy es una especialidad, ¿y cuánto dinero invirtió la sociedad en capacitar a ese administrador? Muchísimo, y hoy lo va a disfrutar, va a tener un representante genuino en el Ejecutivo, y creo que se esperan horas muy buenas para Bolívar.

¿Cómo ves la carrera política de tu hijo Matías?

- Matías está haciendo cosas desde los 8 años, siempre lo dejé hacer, le daba responsabilidades, por ahí demasiadas, no sé si fui el mejor o el peor educador pero es eso lo que hay. Es un ejecutor brillante, es muy metedor; pero es muy joven, necesita foguearse un poco más, ver si le gusta la política verdaderamente, sé que le encanta; pero está en un proceso de formación importante. Lo veo con muchas posibilidades en la medida en que le guste, esto te tiene que gustar y te tenés que fijar objetivos, como todo en la vida, y a partir de ahí hay que perseguirlo y lucharla.

¿Se va con vos a La Plata, se queda?

- No sé qué va a hacer, no sé quién me va a acompañar, hoy 9 de diciembre, no he podido formar absolutamente nada, porque recién mañana (el pasado 10) empezaré en la Legislatura; pero yo tenía muchas cosas que hacer, que terminar y entregarle a José una forma de trabajar, después la modificará o no, hoy el tiempo se venció, se terminó todo, y se evaluará qué es lo que quedó y verán si siguen como estaban o cambiarán algunas cosas.

Dijiste en algún momento que en Bolívar como senador ibas a atender en el comité…

- La Municipalidad no es el ámbito para atender, es muy personal la opinión, salvo que a uno lo inviten a colaborar; pero es como competir con el intendente. Saber que tenés un legislador a dos puertas de distancia es como que se pierde la figura del intendente o compite, el intendente no tiene que tener ninguna competencia, tiene que ser libre para generar cosas, y el legislador tiene que estar ayudando. Si a mí me piden voy a estar en la Municipalidad, si no me piden trabajaré desde otro lado.

Por ahora voy a estar en el comité, sé que por ahí es una identificación partidaria; pero no tengo recursos para decir que voy a alquilar un lugar y me voy a ir afuera del comité, además no tengo por qué no estar si el comité me ofrece el lugar. Vamos a trabajar en conjunto, voy a trabajar con Erreca y seguramente voy a ser el miembro del Ejecutivo, sin estar en ningún cargo, que más va a trabajar por esta administración, estoy totalmente convencido, y tengo claro que voy a poner todo el esfuerzo para que José pueda hacer lo mejor de él. Voy a ser un soldado de la causa.

¿Te vas a instalar en La Plata?

- Voy a estar de lunes a jueves en La Plata y desués vendrá acá viernes, sábado y domingo, ida y vuelta, y andaré por toda la Sección.

Este encabezamiento seccional que has logrado tendrás que mantenerlo…

- Nosotros estamos convencidos que tenemos una responsabilidad grande, vamos a liderar la Séptima por estos dos años, esperamos responder a las expectativas. Veremos qué es lo que ocurre, trabajaremos para que en 2011 la Unión Cívica Radical pueda ser gobierno en la Provincia, esperemos que eso ocurra. Para eso hay un conjunto de gente que tendrá que unirse y trabajar para realizarlo.

¿Aceptarías una candidatura a gobernador?

- No, porque sé que es un imposible. Mientras la provincia de Buenos Aires esté estructurada como está, es imposible entrar en el conurbano, es muy difícil competir. Nosotros somos representantes del interior genuino, que no tiene nada que ver con el conurbano, que es el que maneja la provincia de Buenos Aires y la Nación, para nosotros es un impenetrable.

Nosotros hemos conseguido una representación en una banca de la Legislatura del interior genuino que pide a gritos tener mayor representación en las decisiones; pero nada más que eso.

¿Qué pudiste hablar con tus pares con los que juraste?

- De los que juramos el único que es intendente soy yo, por lo tanto yo tengo actividad hasta el 10 de diciembre, ellos ya están allá hace una semana, 10 ó 15 días, porque no tenían ninguna responsabilidad. Es poco lo que hemos hablado, veremos que es lo que nos queda en esta aprobación de leyes tan inmediata que quieren sacar antes de perder la mayoría. Esto es una barbaridad jurídica, sacar todo en 15 días sin haber siquiera consultado, debatido, analizado por un tema político, el cual no puede condicionar la parte presupuestaria de la Provincia ni tiene nada que ver con la mayoría de edad ni con las limitaciones a la ley de excarcelación, me parece que son temas técnicos que habría que haber tenido mucho más tiempo para analizar, este es el error, y este error en algún momento determinado se va a pagar.

Se habla de cambios en el Ejecutivo, ¿hablaste algo con José Gabriel o son decisiones exclusivas de él?

- No, son decisiones de él, no sé nada ni pregunté, me quiero encontrar el lunes que viene con todo ya formado y trabajar con los que él desigue.

¿Cómo te imaginás volver a la Municipalidad y tener que golpear la puerta para anunciarte?

- No la voy a golpear, voy a entrar como creo que me van a permitir entrar, no soy ningún intruso ni nada, soy una persona que va a ir a la Municipalidad exclusivamente a ayudar. Esto es lo que tendríamos de ver de toda la gente, decir "acá estoy, me voy a sentar acá y quiero ayudar. No vengo a criticar". Si esa voluntad de colaboración estuviera en toda la población, sería una potencia enorme.

La última, ¿pensás que en algún momento po-dés llegar a retornar al municipio o ya es un capítulo cerrado?

- Tengo planeado de mi vida hacer estos cuatro años como legislador, tomarme un año sabático, creo que me lo merezco, y hacer muchas actividades privadas que tengo relegadas y que los 14 años me las frenaron, me destruyeron muchos proyectos individuales que no los pude realizar. Pero al municipio ya no, nunca más.

Comentá la nota