Los preparativos para una batalla legislativa

Néstor Kirchner, Aníbal Fernández, Eduardo Fellner y Agustín Rossi se reunieron en Olivos para armar la estrategia de negociación con gobernadores y la oposición para lograr la sanción de leyes esenciales. Se ofrecerá una rebaja de las retenciones agrícolas.
El Gobierno se está preparando para su próxima batalla legislativa. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández; el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Fellner, y el titular del bloque K, Agustín Rossi, analizaron ayer en Olivos las leyes más conflictivas que tendrá que aprobar el oficialismo para garantizar el financiamiento del Estado en los próximos años y la gobernabilidad. El Ejecutivo enviará junto con la ley de Presupuesto 2010 la limitación a los superpoderes, un nuevo régimen de retenciones a la soja y otros cultivos y una mayor coparticipación de fondos hacia las provincias. Pero antes de esta discusión, el oficialismo deberá afrontar la prórroga de la delegación de facultades, que vence el próximo 24 de agosto. Entre todas las normativas que el Gobierno quiere renovar está la potestad del Estado para cobrar derechos de exportación (retenciones), uno de los pilares del financiamiento del Estado y el principal coto de caza de la oposición (ver página 2). En la discusión por las retenciones, los gobernadores del PJ harán oír sus reclamos. En pos de consensuar la agenda parlamentaria, Fellner recibirá hoy a los bloques opositores.

"Para abrir el diálogo con los diferentes sectores económicos, que es lo que queremos impulsar, tenemos que tener fondos. No podemos desfinanciar al Estado e impulsar una agenda económica amplia al mismo tiempo." Palabras más, palabras menos, ésta es la concepción de Néstor Kirchner en relación con la próxima etapa legislativa, que comenzará en los primeros días de agosto y que buscará limar asperezas con la oposición.

El primer tema en agenda que deberá enfrentar el oficialismo es la prórroga de la delegación de facultades. El 24 de agosto vence la delegación en el Ejecutivo para cobrar derechos de exportación, entre otras 2000 leyes. Según indicaron a este diario desde el Gobierno, el objetivo es prorrogar todas las normativas por dos años (plazo que sería negociable), pero con la promesa explícita de analizar entre tanto una a una las leyes y determinar cuáles tienen que caer y cuáles no. Sin embargo, la oposición ya anticipó que hará una sesión especial el próximo 29 de julio para derogar la delegación de facultades (ver página 2).

Mientras que los ojos del Gobierno están puestos en la recaudación, los gobernadores quieren más recursos. "Parece que todos se despertaron y empezaron a pedir", resumió a Página/12 uno de los negociadores del FpV. Tanto Rossi como la mendocina Patricia Fadel comenzarán a dialogar con los gobernadores del PJ con el objetivo de comprometer su adhesión a la prórroga y la de sus respectivos diputados. Lo mismo hará Aníbal Fernández, quien aseguró ayer a Rossi y Fellner que se pondrá a la cabeza de las negociaciones.

El otro tema relevante que analizaron ayer en Olivos fue la ley de Presupuesto 2010. En este punto, la estrategia oficial será amortiguar las críticas de la oposición sin desfinanciar al Estado, a partir de ciertas concesiones. "Se está analizando qué dar y hasta cuánto", indicaron a este diario desde el oficialismo. Lo que ya estaría definido es el límite para que el jefe de Gabinete sólo pueda reasignar hasta el 5 por ciento de las partidas presupuestarias. "Este es el mismo tope que maneja Mauricio Macri en la Ciudad, como así también el resto de los gobernadores", indicó a este diario el diputado Luis Cigogna (FpV).

El otro tema que se analizará junto al Presupuesto 2010 es el Impuesto al Cheque, que actualmente se coparticipa en un 70 por ciento para la Nación y un 30 por ciento para las provincias, aunque un porcentaje de este total se destina a la Anses. "También se abrió la discusión en este tema", aseguraron a este diario desde la conducción del bloque K. Sin embargo, las provincias más beneficiadas por este impuesto –por el volumen de cheques que manejan– son Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. "Por eso también hay que discutir la ley de financiamiento provincial, para que todas las provincias tengan más recursos", agregaron a este diario.

Si bien todavía no se fijaron los nuevos porcentajes para destinar a las provincias del Impuesto al Cheque y las retenciones, "la idea es limitar las fricciones con la oposición", indicaron las mismas fuentes. De todas maneras, los principales interlocutores a convencer son los gobernadores propios y aliados que ganaron en las últimas elecciones legislativas.

El titular de la Cámara baja, Eduardo Fellner, se reunirá hoy con los diferentes presidentes de los bloques de la oposición para ir delineando las próximas sesiones del Congreso. El objetivo será consensuar el tratamiento de la prórroga a las facultades delegadas antes del 24 de agosto y adelantarles algunos de los puntos a conceder durante el tratamiento del Presupuesto 2010.

"Creo que el campo se llevará un montón de cosas. Se van a rever los niveles de las retenciones. Pero hay temas que no se pueden delegar, como la fijación de los derechos de exportación, que es la parte fundamental del financiamiento del Estado", señaló a este diario un asiduo interlocutor de Néstor Kirchner.

Desde la conducción del FpV tienen en claro que si bien se perdieron las elecciones del 28, el PJ no está dispuesto a asumir el costo político de un desfinanciamiento del Estado. Por eso ven como plausible acordar con algunos sectores de la oposición la prórroga de la delegación de facultades y el cobro de retenciones, por más que los sectores agropecuarios nucleados en la Mesa de Enlace quieran llevar las retenciones a cero en todos los rubros.

Comentá la nota