Preparan una nueva oferta para los bonistas con deuda en default

Preparan una nueva oferta para los bonistas con deuda en default
No exigirán que adelanten efectivo de inmediato; estudian recomprar Boden 2012 y el cupón atado al PBI
El Gobierno busca generar las condiciones para poder recomprar deuda que vence en el segundo semestre del año y para relanzar la propuesta para los bonistas con deuda que permanece en default. Fuentes oficiales afirmaron a LA NACION que dentro de una semana, cuando culmine el tramo externo del canje de préstamos garantizados (PG), continuarán con el manejo del resto de los pasivos públicos que vencen en 2009 y 2010.

Por ahora, las primeras estimaciones permiten prever que este tramo del intercambio de PG no tendrá una aceptación alta. Al respecto, estimaciones del sector privado calculan que el canje de los $ 8400 millones tendría una aceptación del 40 al 50%, aunque en el Palacio de Hacienda hay un pronóstico más moderado.

Los funcionarios están conformes con el canje local del PG -al que ingresó la totalidad de los bonos- y afirman que con el aplazamiento de esos vencimientos, más el dinero que aportarán organismos públicos (AFIP, Anses y depósitos en el Banco Nación, por unos $ 9200 millones), junto con las transferencias del Banco Central, 2009 "está cubierto". Por el tramo local, la postergación fue de US$ 1600 millones este año, que podría estirarse en unos 200 millones por la fase extranjera.

La cifra suena modesta al lado de los US$ 20.000 millones de vencimientos previstos para este año y una cifra similar en 2010, por lo que la Secretaría de Finanzas, que conduce Hernán Lorenzino, está atenta a los próximos movimientos que pueden realizarse con el mercado.

La primera posibilidad es retomar el programa de recompra de deuda que el año pasado se desarrolló en dosis homeopáticas (llegó a US$ 500 millones hasta septiembre, cuando se volvió a agudizar la crisis financiera global). Al respecto, la idea es apuntar a los Boden 2012 (en agosto hay que pagar US$ 2180 millones de capital y US$ 15 millones de intereses) y a los cupones ligados al crecimiento (en diciembre se pagarán US$ 1740 millones).

Para recomprar esos títulos, el Gobierno apuesta a que bajen sustancialmente de valor, un fenómeno que esta semana ya se verificó (con caídas del 5 al 15%, según el bono). Calificados analistas no descartaron que para lograr este objetivo el Gobierno genere algún "cimbronazo" político que despedace el valor de los títulos, aunque una jugada de ese tenor en este contexto podría acelerar la salida de capitales.

El segundo paso en la estrategia financiera consiste en resucitar la oferta de septiembre pasado para los tenedores de bonos que siguen en default desde fines de 2001 y que no se sumaron al canje de 2005; se trata de unos US$ 29.000 millones. Los tres bancos que llegaron a un acuerdo con el Gobierno en aquel entonces (Deutsche, Citi y Barclays) siguen trabajando en esa dirección, aunque ya sin la presión de tener que conseguir fondos frescos en un contexto de fuerte aversión al riesgo, al menos en el corto plazo. Por esta razón, el canje podría hacerse con un solo bono nuevo (Discount 2033) a cambio de los títulos viejos en default, con el compromiso de que se aporten fondos frescos una vez que se tranquilice la situación financiera global.

Desde Nueva York, el ejecutivo de un importante fondo de inversión ratificó que "hay interés en realizar este canje", aunque la tasa de interés sea menor que la que esperaban en 2008. Con más cautela, un banquero indicó que "los bonistas tienen un incentivo para aceptar una oferta peor porque tienen en sus manos un título que no vale nada en un mundo sin liquidez, pero a la vez no queda en claro cuál es la voluntad oficial hacia el mercado más allá de los gestos de algunos funcionarios".

US$ 29.000

Millones

* Es la deuda que sigue en default desde 2001 en manos de bonistas que no aceptaron el canje en 2005.

US$ 3935

Millones

* Es el monto que el Gobierno deberá pagar este año por Boden 2012 y el cupón ligado al PBI.

US$ 1800

Millones

* Es la suma que logrará postergarse hasta 2014 por el canje de préstamos garantizados que fueron emitidos en 2001.

Comentá la nota