Preparan la lista de temas La oposición espera la llamada para sentarse a dialogar

El intendente había invitado a referentes del resto de los partidos a discutir proyectos. Por ahora, la convocatoria no se formalizó. Las charlas empezarían la semana que viene.
La invitación del intendente a conformar una mesa de diálogo con partidos de la oposición sacudió la meseta en la que se había asentado la política local desde las elecciones del 28 de junio. Los referentes de los distintos espacios políticos locales agradecieron la bocanada de oxígeno con una aceptación inmediata.

Pero por el momento, invitación y respuesta no pasaron de las declaraciones: a una semana del anuncio todavía no hubo contactos formales.

Aunque todos aguardan con impaciencia que la convocatoria adquiera fecha, la mayoría confía en que finalmente la mesa estará servida.

"Todavía no hubo contactos formales. Esta mañana (por la de ayer) estuve hablando con (el presidente del Concejo, Marcelo) Castillo y me dijo que seguramente la semana que viene sería la charla con el intendente", señaló el concejal macrista Marcelo Criniti.

Ahora, mientras espera el llamado desde el palacio municipal, no oculta el entusiasmo que le provocó la situación: "No hace falta que nos llamen con mucha anticipación, apenas lo hagan vamos a estar ahí, no nos vamos a hacer rogar".

Agenda abierta

La convocatoria al diálogo había anunciada por Zúccaro el jueves pasado en el acto de presentación del nuevo gabinete de colaboradores.

Días más tarde, el jefe de la bancada de concejales del oficialismo, Carlos Olivera, adelantó que las reuniones serán a agenda abierta. Y que tanto servirá para que los opositores hagan sus señalamientos como para que el intendente anticipe los trazos gruesos de sus planes para lo que queda del 2009 y el 2010.

"Cada uno o cada bloque tiene sus ideas y si vamos todos juntos se transformaría en un debate de sesión y creo que no es lo conveniente", opinó Olivera.

De hecho, apenas lanzada la convocatoria se dio a conocer la lista de temas que los opositores quieren llevar a la mesa del diálogo, una sucesión de proyectos que seguramente crecerá con el correr de los días.

El concejal del Paufe Luis Patti (h) propondrá la creación de secretarías de Pavimentación y Alumbrado Público, además de la estatización de la distribución de correspondencia municipal. Según señaló, ambas medidas servirían para achicar y hacer más eficiente el gasto en épocas de vacas flacas como las que anticipa el gobierno.

El macrista Criniti lanzó la idea de privatizar la gestión de cobro de la tasa de Publicidad, una medida con la que, estimó, permitiría recaudar entre 30 y 50 millones de pesos anuales

El denarvaísta Diego Ranieli, en tanto, reflotó el siempre postergado tema del acceso a la información pública, planteado también por Miguel Gamboa, ex candidato a concejal por el Nuevo Encuentro, que lo ubicó por debajo de la cuestión de la pobreza, a la cabeza de su agenda.

La Coalición Cívica Marcela Campagnoli anticipó a su vez que llevará a la mesa la problemática por las usurpaciones de terrenos, un tema al que Patti se sumó con una propuesta: que el gobierno solicite judicialmente la guarda de los predios abandonados, cuyos propietarios no pagan impuestos y no pueden ser ubicados. De esa manera, sostiene el edil, el Municipio estará legitimado legalmente para evitar que esos terrenos se usurpen.

Hablemos todos

La convocatoria al diálogo fue lanzada por el intendente después de las elecciones 2008 y a las puertas de un año no electoral, como será el próximo. En ese sentido, es un acto de gestión que busca consensuar ideas prácticas. Pero no deja de tener también su contenido político. Una convocatoria tan amplia arroja luz sobre los partidos que tuvieron mejor actuación electoral y también sobre los que quedaron más lejos. Todos quedan un pie de igualdad en la vereda de enfrente del gobierno, que no escatimará esfuerzos hasta el 2011 por abrir el juego a la mayor cantidad de actores posibles. Es una forma de conjurar la polarización que -como quedó demostrado en junio- es pura pérdida para el oficialismo.

Comentá la nota