Preparan una red de contención para preservar el empleo en la región

"En estos momentos salvar uno o dos empleos es importante". El intendente Miguel Lifschitz instó a los empresarios que integran el Consejo Económico y Social a extremar los esfuerzos para conservar puestos de trabajo frente a un escenario de desaceleración de la actividad económica que pone en riesgo los acuerdos alcanzados para amortiguar, en los meses de enero y febrero, el impacto de la crisis en el mercado laboral.
El intendente convocó al organismo que reúne a unas 60 entidades representativas del sector empresario y sindical, organizaciones sociales y universidades para analizar alternativas que permitan mantener el nivel de empleo en la región y reinsertar a los trabajadores que pierden trabajo o ingresos como consecuencia de los impactos de la crisis internacional, los problemas climáticos y el conflicto del campo con el gobierno.

Los ministros provinciales de Producción, Juan José Bertero; de Desarrollo Social, Pablo Farías; y la viceministra de Trabajo, Alicia Ciciliani, dieron cuenta del proceso de desmejoramiento de la actividad económica en el territorio santafesino, con su impacto en las ciudades.

Ciciliani detalló el crecimiento evidenciado en el último mes de las presentaciones de empresas para acogerse a los procedimientos preventivos de crisis y la gestión de subsidios para el pago de salarios a través de Repro, que involucran a 8.500 puestos de trabajo.

Bertero describió a la industria metalmecánica, tanto la vinculada al agro como a la actividad automotriz, como la más comprometida por la caída de ventas. "No podrá aguantar mucho tiempo más", advirtió.

Farías, por su parte, enfatizó que el aumento en la demanda de asistencia social pone en evidencia las consecuencias del ingreso a "un período recesivo". El "regreso" al sistema asistencial de una capa poblacional que en los últimos años había mejorado su situación a través del empleo, aunque precario y de bajos ingresos, despunta como el principal síntoma del deterioro en materia social.

La búsqueda de alternativas de reinserción laboral para este segmento que se mueve en el borde la línea de pobreza ocupó la agenda de prioridades con igual énfasis que el pedido de "retener empleo" en el sector laboral más calificado, hoy en riesgo por la caída de ventas.

Las cooperativas de trabajo, la inversión en obras públicas menores, la capacitación y la reinserción de trabajadores en nuevos nichos apuntan a cubrir el primer aspecto. La secretaria de Producción, Clara García, instó a crear "yacimientos de trabajo" a través de la búsqueda de nuevos nichos de trabajo y enumeró que el área a su cargo pretende llegar este año a 1.200 personas con el programa de capacitación en oficios, recordó la puesta en marcha de la oficina de intermediación laboral y comprometió al sector bancario a participar en el financiamiento de microemprendimientos. También alentó un sistema no oficializado de "compre local" y adelantó que se trabaja para acelerar los trámites de autorización de nuevos proyectos de inversión.

Los empresarios que asistieron a la reunión respondieron al llamado y pidieron el apoyo oficial para gestar alternativas que permitan ocupar la mano de obra "con horas ociosas por la falta de actividad derivada de la caída de ventas" y movilizar los distintos programas de asistencia a pymes.

Las universidades ofrecieron asistencia técnica para encarar programas de reconversión de empresas en problemas.

Comentá la nota