Preparan un "blindaje" a Cristina por si decide ir a la Vendimia

Preparan un
Habrá militantes para evitar posibles protestas. Y limitaron los espacios para el público.
En el Gobierno mendocino se trabaja con dedicación para instrumentar lo que algunos llaman el "operativo blindaje" destinado a proteger la eventual visita de la presidenta Cristina Kirchner a los actos centrales de la Fiesta Nacional de la Vendimia. El plan también tiende a resguardar al gobernador, el ultra K Celso Jaque, de posibles agresiones verbales. Otro objetivo paralelo: limitar al protagonismo del vicepresidente Julio Cobos en su propia tierra.

Cristina y Cobos volvieron a encontrarse el domingo en el Congreso, en el acto de apertura de las sesiones ordinarias, y el saludo entre ambos fue formal y frío. Hacía siete meses que no se veían.

La Presidenta aún no confirmó si vendrá el sábado, pero Jaque se encargó de transmitir que Cristina "tiene muchas ganas de estar" en la fiesta. La condición que habría puesto la Presidenta es que no le hagan manifestaciones en contra.

Es que existe la posibilidad de que los docentes, que están en paritarias con un paro suspendido, marchen hacia donde pueda concurrir Cristina, que son el "Carrusel" -desfile de carros- y al almuerzo de Bodegas de Argentina, que esta vez se hará en Velasco de Baquedano, en Luján de Cuyo.

La otra incertidumbre es el comportamiento que adoptarán las agrupaciones Libres del Sur y Barrios de Pie, que en un principio dijeron que llevarán silbatos y repudiarán a las autoridades.

Para frenar estas embestidas, Jaque se reunió con los intendentes peronistas, a quienes les pidió que manden tropa para copar los lugares donde deba estar él mismo y la Presidenta. No llevarán carteles de apoyo político sino pancartas con fotos de las reinas vendimiales, y actuarán como cordón pretoriano si la cosa se desborda. También fueron llamados a sumarse al "blindaje" el Movimiento de Unidad Popular, organización social que ya anunció su participación "en defensa del proyecto nacional".

Por lo tanto, si viene Cristina, se encontrará nuevamente con Cobos en el palco del Carrusel de las Reinas el sábado en la mañana y por la tarde en el almuerzo de los bodegueros. En ese escenario, la Presidenta podría anunciar una baja en las retenciones para el vino.

Lo que está casi descartado es que se arriesgue a concurrir a la fiesta central, en el anfiteatro Fran Romero Day, que suele convertirse en una caja de resonancia para los políticos, tanto de aprobación como de rechazo.

Comentá la nota