Preparan anuncios para el campo

El gobierno asistirá a productores con explotaciones agrícolas y ganaderas afectadas por sequía en siete provincias, antes que finalice este año, indicaron ayer los principales referentes de las sociedades rurales locales.
Se trata de producciones agropecuarias localizadas en Río Negro, Buenos Aires, La Pampa, Santa Fe, Santiago del Estero, Santa Cruz y Chubut.

La decisión oficial fue comunicada a los ruralistas al término de un encuentro que mantuvieron durante toda la jornada de ayer con funcionarios de la Secretaría de Agricultura de la Nación, confirmaron ayer directivos de las entidades ruralistas provinciales, a través de sus centrales con sede en Capital Federal.

Chacareros de las sociedades Rurales de las provincias citadas informaron hoy a la prensa que, durante el encuentro, le presentaron a la subsecretaria de Producción Agropecuaria y Forestal, Carla Campos Bilbao, un cuadro de la crítica situación que soportan por la falta de lluvias.

Bilbao se comprometió a gestionar la homologación a nivel nacional de las declaraciones de emergencia agropecuaria que ya dictaron las provincias, precisaron desde la Sagpya y agregaron que la aprobación, "debería emitirse el martes venidero", de acuerdo a los tiempos proyectados, tras lo cual los productores recibirán los beneficios que dispone la ley nacional de emergencia agropecuaria nacional.

No sería la única señal de acercamiento del gobierno con el sector. Un sector de la dirigencia agropecuaria aguardaba una convocatoria oficial, previa a los anuncios para el campo que efectuaría el Ejecutivo nacional a comienzos de la semana próxima. En el último mes crecieron las versiones sobre la posible disposición de una rebaja del 5 por ciento en los derechos de exportación de soja, girasol y sus respectivos subproductos industriales.

El paquete de asistencia al agro que prepara el gobierno y terminaría de definirse este fin de semana, contempla la aplicación de diferenciales de recortes en retenciones para trigo y maíz, de acuerdo a la productividad, tamaño de las explotaciones y distancia a puertos.

También incluiría una merma en los gravámenes para la exportación de soja y girasol, en un intento por estimular a los chacareros para que vendan los granos que aún mantienen en silos en sus campos, en un volumen cercano a los 15 millones de toneladas, que dejarían un considerable aporte de divisas a las arcas fiscales.

Datos oficiosos que se manejan en el ámbito empresarial del agro indican que las autoridades intentan que el beneficio llegue a la mayoría de los pequeños productores, con reducidas extensiones de tierra, de entre 100 y 300 hectáreas.

"Sólo conocemos versiones y rumores", dijo un encumbrado referente de la exportación granaria, aunque remarcó que "complican el escenario las inocultables diferencias" que existen en el seno de la Mesa de Enlace.

Desde algunos sectores con mayor llegada al gobierno, en tanto, se consideraba hoy que "la interna de la dirigencia podría facilitar el diálogo, por separado, con los popes del campo".

Otros ruralistas optaron por poner todas las fichas en la actitud del Jefe de Gabinete, Sergio Massa y de la ministra Débora Giorgi, quienes habrían dejado trascender que "es tiempo de ir terminando con la confrontación que separó al campo del gobierno", confió un ex dirigente ruralista que, históricamente, tuvo llegada al más alto poder político.

Blanqueo

El gobierno bonaerense enviará a la Legislatura un proyecto de ley para que se habilite a la provincia a emitir un bono para incentivar la radicación de capitales, aprovechando la ley nacional de blanqueo. El objetivo es facilitar, mediante un crédito fiscal, que todos aquellos que radiquen inversiones productivas tengan costo de radicación sea cero".

Comentá la nota