Preparan una agenda para sesionar durante el verano

Preparan una agenda para sesionar durante el verano
La oposición junta votos para prorrogar la actividad, pese a los deseos del Gobierno
Congreso abierto por vacaciones. Ese es el lema de la oposición en este fin del año parlamentario.

Envalentonados por los números que tendrán a partir del recambio legislativo, los diputados preparan una jugada para arruinarle las vacaciones al kirchnerismo.

Advertidos del decreto presidencial que prorroga las sesiones ordinarias hasta el 10 de diciembre (justo el día en que jurarán los nuevos diputados) los principales bloques opositores en la Cámara baja intentarán sesionar apenas lleguen los refuerzos. Para eso, preparan una sesión relámpago para ese día en la que intentarán una jugada de alto impacto: aprobar la interpelación al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, por la presencia del empresario venezolano Guido Alejandro Antonini Wilson en la Casa Rosada; y al mismo tiempo, extender la prórroga de las sesiones ordinarias en el verano, según le confirmaron a LA NACION desde cuatro bancadas opositoras.

La primera que hizo pública la estrategia fue Elisa Carrió, que anteayer, en un acto político, dijo que "la intención para el 10 de diciembre es prorrogar las sesiones".

Estancados en su proyecto de acordar 6 o 7 proyectos comunes para impulsar apenas el kirchnerismo pierda la mayoría, la idea de la UCR, Pro, la Coalición Cívica (CC), el PJ disidente y el socialismo es poder avanzar en ese acuerdo trabajando en el Congreso durante el verano.

"Tenemos acuerdos sobre los temas que vamos a impulsar, pero no sobre la letra chica del proyecto", le explicó a LA NACION Adrián Pérez, jefe de la bancada de la CC.

El temario que todos esos bloques quieren llevar adelante incluye varias cuestiones institucionales, como una nueva reforma del Consejo de la Magistratura y la eliminación de los superpoderes, que le permiten al jefe de Gabinete redistribuir fondos según su conveniencia.

En el mismo paquete está la revisión del laxo mecanismo parlamentario para aprobar los decretos de necesidad y urgencia (DNU), también creación del oficialismo.

Otro tema que desvela a los opositores son los índices del Indec, por eso pretenden normalizar el organismo. También buscarán un acuerdo sobre medidas de ayuda a los pequeños productores rurales y aumentar el federalismo fiscal, incrementando el número de impuestos coparticipables con las provincias.

La incorporación final a esa lista es la modificación de algunos "trofeos" que el Gobierno logró últimamente, como la ley de medios audiovisuales y la asignación por hijo que presentó la presidenta Cristina Kirchner.

"Queremos revisar la autoridad de aplicación y el plazo del cese de licencias que fijó la ley de medios", le contó a LA NACION el diputado Gustavo Ferrari (PJ disidente-Buenos Aires), mano derecha de Francisco de Narváez.

"Buscaremos que la asignación por hijo tenga criterios más universales y menos clientelares", agregó el jefe del bloque de Pro, Federico Pinedo (Capital).

Golpe de efecto

Seguros de que el kircherismo los acusará de querer manejar el Gobierno desde el Congreso, los diputados opositores ya ensayan una defensa. "Nuestra tarea es sólo de control, sin afectar la gobernabilidad, pero lo que planteamos es para mejorar el control sobre la autonomía judicial, las estadísticas, etcétera", argumentó el presidente del bloque radical, Oscar Aguad (Córdoba).

A pesar de sus esforzadas intenciones, los opositores saben que el destino final de esos proyectos dependerá de los lugares que logren en las comisiones, su primera pulseada con el kirchnerismo (ver página 7).

Y no se les escapa que aunque lograrán prorrogar sesiones, imponerse en las comisiones y ganar una votación en el recinto, los proyectos ya votados en la Cámara baja correrían una suerte incierta en el Senado. En cambio, la interpelación a Fernández no debería pasar tantos obstáculos. La aprobación de 129 diputados alcanzaría para causar un golpe de efecto que muestre un cambios de fuerzas en el Congreso. Para eso trabajan con sigilo.

Proyectos

* Institucionales. Quieren reformar el Consejo de la Magistratura y eliminar los superpoderes.

* Económicas. Buscarán medidas para el campo, mayor coparticipación a las provincias y normalizar el Indec.

* Medios. Modificarán los puntos más controvertidos de la ley de radiodifusión del kirchnerismo.

Comentá la nota