El ARI se prepara para las elecciones anticipadas

Hubo una asamblea provincial del Partido, con presencia mercedina. Marcaron que en la provincia de Buenos Aires hay "graves calamidades" tanto en la zona urbana como rural, y que va camino, nuevamente, a la emisión de patacones.
El sábado 21 de marzo se llevó a cabo la Asamblea Provincial del Partido ARI en el Salón Vedra de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Estuvieron los diputados nacionales Elsa Quiroz, Marcela Rodríguez y Adrián Pérez, los legisladores provinciales Horacio Piemonte, Liliana Piani, Maricel Etchecoin Moró, entre otros. La delegación de Mercedes concurrió con el presidente del Partido, José Cestari, y los congresales. La Asamblea ratificó el compromiso partidario de luchar por la Ética, la República y la Justicia Social y de construir la alternativa política que los haga realidad.

Sobre la situación de la Provincia de Buenos Aires, se concluyó que se encuentra en la más absoluta parálisis. "No sólo se encuentra afectada por la crisis económica con su efecto devastador en los sectores productivos, sino que sufre en sus zonas rurales como urbanas graves calamidades. En el interior de nuestra provincia, las consecuencias de la insensatez de la política agropecuaria del gobierno nacional, con el apoyo inexplicable del gobierno provincial, sumada a la tremenda sequía que afectó gran parte de nuestra provincia, han dejado un clima desolador. En nuestro conurbano, el aumento de los despidos, la creciente ola de inseguridad, el aumento de tarifas, entre otras cuestiones, generan una combinación altamente explosiva. A esto se le suma el colapso del sistema de salud, el conflicto permanente en el sistema educativo con el aumento de la deserción escolar, la falta de respuesta del sistema judicial, y todo, en el marco de infinidad de conflictos vinculados a graves problemas medioambientales. De este grave estado de cosas las principales víctimas son nuestros niños, y el gobierno provincial, en vez de dar protección a nuestra niñez, como además ética y legalmente corresponde, propone irracionalmente bajar la edad de imputabilidad", tal cual apuntó José Cestari.

Lo que consideran es que la provincia de Buenos Aires "va camino, nuevamente, a la emisión de patacones": "La resignación del gobierno provincial ante el gobierno nacional por los recursos que éste le roba a la provincia, nos llevan a una situación sin salida. Y esto traerá aparejado una nueva pérdida del poder adquisitivo de miles de bonaerenses y mayor conflictividad social", opinan desde el ARI, partido para el que es "inconcebible" que se convoque a elecciones anticipadas. "Se viola una regla básica de la democracia que hace a la previsibilidad del sistema político", y "se intenta esconder la crisis detrás de las campañas electorales, en una clara manipulación de conjunto del pueblo argentino".

"Hubiese sido absolutamente necesario que el gobierno nacional, en lugar de llevar adelante esta locura institucional de adelantar arbitraria y repentinamente el calendario electoral, se hubiese dedicado, de manera urgente, a resolver los problemas acuciantes que afectan a la sociedad argentina", apuntan marcando que "debe asumirse la responsabilidad histórica de construir una alternativa política": "La misma tendrá que contener la suficiente amplitud como para generar un poder capaz de producir un profundo cambio cultural, económico, social y político que construya un país con dignidad y ciudadanía".

En este sentido ratifican que Elisa Carrió es quien tiene las mejores condiciones políticas y morales para liderar este proyecto. Y ante la aprobación de la convocatoria a elecciones para el día 28 de junio de 2009 resuelven seguir acompañando los reclamos y demandas de la sociedad por seguridad, empleo, salarios dignos, justicia, salud y educación; vincular la campaña electoral partidaria a los problemas centrales que viven millones de bonaerenses; habilitar al partido ARI de la Provincia de Buenos Aires para la conformación de frentes electorales y/o coaliciones, con aquellas fuerzas políticas que interpreten el sentido de lo manifestado en los párrafos anteriores como requisitos fundamentales para reconstruir la República, la ética y la distribución del ingreso; y posibilitar la integración en los posibles Frentes electorales o Coaliciones, de personalidades vinculadas a los sectores sociales, productivos, religiosos y culturales.

Comentá la nota