Prepara el gobierno medidas para calmar a los mercados

En la plaza local vuelve a repetirse lo mismo que en mayo, en plena crisis con el campo: caen bonos y Bolsa, sube el dólar.Por: Guillermo Laborda
Tras el anuncio de estatizar las AFJP, ahora resulta imperioso dar señales de tranquilidad a ahorristas. Trascendió que saldrá gobierno a recomprar BODEN 2012. Adelantaría pago de cupón PBI.

Esto mejoraría la cotización de títulos, pero no aliviaría demasiado la presión sobre el dólar. Por plazo fijo se paga hasta 22%.

El péndulo va de un lado a otro: tras el anuncio de la estatización de las AFJP, ahora el gobierno buscará dar señales para calmar mercados. El trote de ahorristas hacia el dólar, el despegue de las tasas y el derrumbe de los bonos apuran decisiones. Las medidas en estudio en el Ministerio de Economía apuntan a recomprar títulos de deuda, no tibiamente como lo hicieron en agosto y setiembre apenas se agravó la crisis internacional, y además cambiando el mecanismo de manera tal de lograr un mayor impacto en la operación.

En las últimas horas, el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, y el subsecretario de Financiamiento, Adrián Esteban Cosentino, mantuvieron una serie de reuniones con los principales banqueros de entidades tanto argentinas como extranjeras. Allí hubo promesas de recomprar BODEN 2012 en circulación y de adelantar el pago del cupón del PBI que debe hacerse en diciembre. Insistirán en lo que vienen juramentando -sin éxito por cierto-desde que comenzó el derrumbe de los papeles: se van a respetar todos los compromisos de la deuda.

Ahora la intención oficial es dar un mandato a un grupo de bancos para que salgan a recomprar BODEN 2012.

Abandonarían el proceso de licitación ya que cada vez que se hace una convocatoria, los precios se acomodan a lo que se supone el gobierno estaba dispuesto a pagar.

Conclusión: suben cotizaciones, pero el gobierno compra más caro. Pasando la orden de compra a bancos desde el Ministerio de Economía, se podría mejorar la utilidad financiera. Hoy los BODEN 2012 cotizan a sólo u$s 18,50, un valor que tiene implícito lo que un inversor recuperaría tras una nueva reestructuración de la deuda (técnicamente el « recovery value»). Teniendo en cuenta que solamente en 2009 (en febrero y agosto) el gobierno debe hacer pagos de renta y amortización por 14 dólares, pagar hoy 18,5 por total (este BODEN hace su último pago el 3 de agosto de 2012) es por demás conveniente en lo financiero desde el punto de vista oficial. Con u$s 2.000 millones se podría comprar todos los BODEN en circulación. Es el único aspecto positivo de la debacle de los papeles.

Licitación

Hoy en el exterior se desconfía de todo lo que tenga relación con la Argentina, y por ello el valor tan bajo, de default, de los títulos de la deuda. Otra medida a concretarse está en adelantar el pago del cupón PBI del 15 de diciembre. Podría en este caso efectuarse una licitación en la plaza tras el 15 de noviembre, cuando ya se conozca con certeza el monto exacto del pago (en función a la actividad económica).

¿Sirve para frenar la creciente desconfianza? En principio, no demasiado. Su efecto se circunscribiría a la cotización de los títulos. Otra vez da la impresión de que sería necesario un «nuevo Cobos» para frenar la situación reinante en la plaza tras la estatización de las AFJP. Y aun así, las heridas podrían tardar en cicatrizar. Por lo pronto, el viernes fue una jornada de tensión en la plaza local con 1.650 millones de dólares liquidados en operaciones a futuro pactadas para fin de octubre. Queda en evidencia, además, otra señal de la desconfianza existente. Ahora algunas empresas y grandes inversores no se contentan con una cobertura ante variaciones del tipo de cambio con las operaciones a futuro. Quieren el dólar en la mano. «¿Y si un día el gobierno cambia las normas sobre estos mercados?», razonan mirando el patrón de conducta oficial con el INDEC. Hasta a Carlos Fernández, silencioso ministro de Economía, se lo vio observando con tensión cuanto está sucediendo en la plaza.

Desde hoy encima vuelven a cero los límites para compra y giro de dólares al exterior. Recuérdese que por los controles existentes tras la salida de la convertibilidad en 2002, hay topes para la compra y transferencia para público y empresas. Son para cada mes. Vuelven a cero en esta primera jornada de un noviembre que aparenta ser complicado. Los valores del dólar transferencia en la plaza informal («contado con liqui» en la jerga) treparon ante el temor de que esos límites se «chavicen» y sean aún más estrictos. Como se ve, muchas dudas y, por ende, más requerimientos de « pruebas de vida» para volver a apostar a favor.

Comentá la nota