Prepara el gobierno mayor control sobre exportadores

El gobierno anunció la aplicación de un nuevo mecanismo de control sobre el agro, el cual se activará el 1 de enero y consistirá en un gigantesco registro electrónico para operadores de carne, leche, granos y derivados.
La medida es observada con recelo desde el sector rural, que acusa al Estado de generar excesivas restricciones y provocar pérdidas, especialmente en materia de exportaciones. Las dudas surgen, además, porque la nueva medida estará a cargo de la cada vez más poderosa Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA), que dirige Ricardo Echegaray, uno de los funcionarios más criticados por el campo, junto con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

La avanzada tiene como principal destino controlar la evasión y afecta a los «operadores», principalmente los exportadores. Aun así, estaría previsto extender el sistema hacia todos los productores agropecuarios, una idea que la ONCCA podría llegar a lanzar el próximo mes y generaría fuerte polémica.

Según promete el gobierno, el bautizado Sistema Jauke («campo» en lengua tehuelche) «agilizará, modernizará y permitirá transparentar los trámites de inscripción de los operadores». La ONCCA cruzará información con otros organismos del Estado y ampliará su campo de acción.

Plazos

«Se aprobará o rechazará la registración de la solicitud en un plazo no mayor de 15 días para las nuevas inscripciones y de hasta 5 días para las reinscripciones de los 3.157 operadores vigentes», aseguró la ONCCA. Actualmente, las matrículas de inscripción demoran alrededor de dos meses.

Los operadores ya inscriptos en los registros deberán reinscribirse en oficinas de la ONCCA a través del nuevo sistema único una vez que sus matrículas caduquen. Quienes ya iniciaron su trámite o lo realicen antes del 31 de diciembre utilizarán el sistema vigente en la actualidad.

Los sectores más radicales del agro criticaron la medida, señalando que se trata de «una nueva intervención oficial». «Este anuncio es un disparate, por la suma de poder que le otorga a Echegaray. Hay que volver a colocar a la ONCCA en el lugar que le corresponde, es decir sólo de control agropecuario, porque para controlar las exportaciones existe la AFIP», afirmó a Ambito Financiero Pedro Apaolaza, titular de CARBAP.

CARBAP, principal miembro de CRA, manifiesta fuerte oposición hacia las políticas del Ejecutivo, especialmente hacia la ONCCA. «Hay más de 10.000 contenedores con carne y más de 50.000 toneladas de leche en polvo para exportar que son trabados por Echegaray y Moreno», aseguró Apaolaza, que adelantó que CARBAP presentará la semana próxima tres proyectos en el Congreso para quitar poder a la ONCCA.

También se expresaron objeciones desde otras entidades. «Hasta ahora, la ONCCA sólo significa obstáculos y tiene responsabilidad política en que haya una menor cosecha de trigo. Cerró el registro de exportación en momentos en que no correspondía y benefició a un sector de la cadena», puntualizó Jorge Solmi, de la Federación Agraria, apuntando a la molinería. «Se habla de cuidar al consumidor, pero el trigo hoy cuesta la mitad que durante el conflicto del campo, pero el pan vale el doble», agregó.

Por su parte, Ernesto Ambrosetti, técnico de la Sociedad Rural, señaló que si bien hay que esperar la implementación del registro, éste parece «otro trámite burocrático para complicar la comercialización».

Comentá la nota