Prepara el gobierno un fuerte recorte en el gasto público

Prepara el gobierno un fuerte recorte en el gasto público
Alertado por la disminución en fondos nacionales de la coparticipación, y calculando que Cristina Kirchner puede demorar el envío de partidas por la asistencia extra de 400 millones de pesos en el año, la administración de Beder Herrera prepara un fuerte "tijeretazo" sobre el gasto corriente, que afectará a varios programas de asistencia social y a los gastos corrientes del Estado. Varios organismos están ya literalmente frenados. El gobernador salió a garantizar los sueldos públicos y apoyo a la producción.
La crisis financiera que ha puesto en vilo al mundo está sintiéndose ya en la Argentina, aunque el gobierno de Cristina Kirchner intente disimularlo y las administraciones provinciales se muestren optimistas, en público.

Lo cierto es que la mayoría de las cajas de los gobiernos de distrito están empezando a vaciarse y, lo que es peor, las previsiones son alarmantes.

En el caso de La Rioja, fuentes del Ejecutivo advirtieron que la recaudación nacional -especialmente en lo concerniente al "pozo" que se reparte con las provincias- tiene un pronóstico desalentador y seguirá cayendo. En lo que va del verano, por ese concepto, La Rioja ya recibió unos 20 millones de pesos menos que en igual período del año pasado.

Además, en el gobierno local manejan como dato preocupante la posibilidad de que la Nación frene o demore el envío de partidas mensuales por la asistencia extracoparticipación, que este año sumará unos 400 millones de pesos adicionales.

Con ese panorama, lejos de prever un incremento salarial como reclaman los gremios estatales, el gobierno está preparando un fuerte ajuste en el gasto corriente que, en la práctica, ya está impactando desde que comenzó el verano.

Varios "jefes" y responsables de distintos organismos estatales se quejan porque tienen su actividad literalmente "frenada" por la escasez de recursos para atender el funcionamiento de programas y planes, especialmente los de carácter social.

Aunque exista un colchón financiero importante que Beder Herera atesora en la caja provincial, el gobierno se niega a admitir en público la existencia de esas reservas, porque piensa usarlas para asegurar el pago de los salarios, especialmente si el flujo de recursos nacionales sigue llegando con escasez e intermitencias.

La situación está provocando malestar no solo en los contratistas de servicios estatales, sino también en los mismos funcionarios del Ejecutivo, afectados por el recorte. "Sin fondos para solventar los programas y acciones que tenemos previstos no se puede trabajar, ni tampoco nos pueden pedir eficiencia ni calidad institucional", se quejó "en off", ante Riojavirtual, un alto funcionario del gobierno.

Así las cosas, en varios Ministerios y en distintas reparticiones -tanto en Casa de Gobierno como en el Centro Administrativo- se puede constatar una marcada inactividad oficial, que ya no se deriva solamente de la habitual pausa veraniega. Un parate peligroso porque en esta provincia, si el Estado se frena, la mayoría pasa de largo.

Sueldos garantizados, dijo Beder

Al participar del lanzamiento del operativo de jugo concentrado de uvas en Chilecito, el gobernador Beder Herrera afirmó que pese al impacto de la crisis internacional en el país y la baja en la recaudación coparticipable, el pago de los sueldos y el apoyo a los sectores productivos están garantizados.

El titular del Ejecutivo destacó que esta crisis internacional que se presenta "pareciera no tener fin ni tocar fondo, viene en caída y la consecuencia más dura es el desempleo en el mundo, con casos claves como China, Estados Unidos y la recesión que atraviesa la misma Europa".

Y agregó que "esos son los países que nos compran, nuestros mejores mercados y con los que por un tiempo no tendremos la mejor fluidez comercial. Esa es una consecuencia que sufrirá todo el pueblo argentino, pero en especial los productores".

Sin embargo el mandatario señaló que "el país ya tuvo otras crisis y hemos salido, y si bien esta es una crisis que nos va a pegar, ahora estamos mejor preparados, como lo asegura nuestra Presidente, porque fundamentalmente no tenemos esa burbuja financiera que hizo eclosión en el mundo, que ya sufrimos en el 2001, donde la devaluación le pegó muy duro a los sectores más desposeídos de la Argentina".

En el plano provincial, el gobernador sostuvo que "hoy tenemos una situación en La Rioja que afecta sobre todo a la aceituna" y puntualizó que "el año pasado hay quienes vendieron a 70 centavos de dólar y hoy no hay muchas ventas y se ofrecen 15 o 18 centavos de dólar, lo que marca una gran diferencia y a ese sector, sobre todo a los pequeños productores tradicionales, tenemos que darle una mano".

"En pocos días más vamos a poner un plan para ayudarlos, porque de otra manera es imposible que puedan salir adelante, trataremos de apoyarlos en la cosecha, en el traslado de las aceitunas, que puedan quemarlas, vamos a alquilar vasijas a las empresas que tienen esa capacidad sin utilizar porque no hay una gran cosecha. No tenemos que bajar los brazos", indicó el gobernador.

Beder Herrera resaltó que "encima la provincia no está exenta de la crisis, en los últimos meses recibimos porcentajes menores de coparticipación, que es el gran ingreso de dinero que tiene la provincia, pero hicimos una gestión regular en nuestras finanzas, lo que nos permitirá pagar los sueldos y apoyar a la producción a través de estos préstamos".

Y añadió que "vamos a recurrir a otras herramientas que tiene la Nación para ayudarlos, que no nos pase como años atrás, con un pasado que no queremos volver a vivir, donde no existe rentabilidad, donde no hay manera de solucionar los problemas".

Comentá la nota