Prepagas: cobran adicionales de hasta $150 y culpan al Gobierno

Los copagos arrancan en $15. Es por una pelea entre empresas de medicina privada y prestatarias. Estas reclaman a las prepagas una suba de aranceles. Pero el Gobierno no autoriza tocar las cuotas.
En setiembre avisaron que iban a empezar a recortar los servicios que les prestan a los afiliados de la medicina prepaga. Y hace algunas semanas comenzaron a hacerlo. Clínicas, sanatorios y hospitales privados de Capital y Gran Buenos Aires decidieron cortar prestaciones o cobrar adicionales por prácticas médicas, consultas e internaciones a los afiliados de varias prepagas. Las prestadoras dicen que las prepagas no actualizaron los aranceles, y éstas protestan porque el Gobierno no les autoriza aumentar las cuotas. El resultado: los afiliados tienen que pagar, de prepo, la diferencia. Para los expertos en Defensa del Consumidor es lisa y llanamente una violación del contrato firmado entre la empresa y el afiliado. "En forma unilateral una de las partes modifica el compromiso acordado y hay que denunciarlo", advierten en la Asociación de Consumidores y Usuarios de la Argentina (ADECUA), el Centro de Educación al Consumidor (CEC) y la Unión de Usuarios y Consumidores.

Los copagos arrancan en $ 15 para prácticas de laboratorio y radiografías, por ejemplo, y llegan hasta $ 150 (por día) en el caso de internación en terapia intensiva. Afiliados de Swiss Medical, Docthos, Galeno, Omint y Medifé, entre otras prepagas, ya se encontraron con carteles como el que colocaron en todos los mostradores del Sanatorio Modelo de Quilmes. Dice: "Dadas las infructuosas negociaciones emprendidas para obtener una actualización arancelaria con algunos financiadores nos vemos en la necesidad de cobrar copagos".

Las clínicas y sanatorios le reclaman a las prepagas una actualización del 20% de los aranceles. "Nosotros somos el jamón del sandwich: hacemos frente a todos los costos, los salarios tuvieron un 12% en agosto y un 7% en diciembre –representan el 60% de nuestros gastos– y también los medicamentos subieron un 22%, entre otros", dice a Clarín Francisco Díaz, titular de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados (ADECRA).

Por su parte, las prepagas le reclaman al Gobierno que les permita subir las cuotas un porcentaje similar.

En agosto, el Gobierno frenó una suba del 12% que las prepagas anunciaron a partir del 1° de setiembre, para sumar luego un ajuste del 7% en diciembre. Las conversaciones están cortadas. Las prepagas afirman que los aumentos de cuotas que se cobraron en marzo y mayo de este año correspondieron a los costos de 2008. "En cuanto a los aumentos de 2009 no hemos podido trasladarlos a las cuotas y así no podemos pagar más aranceles a las prestadoras", aseguran. "Son pocos los establecimientos que están cobrando estos copagos", informa a Clarín el empresario Claudio Belocopitt, de Swiss Medical. Y agrega que "con la factura en mano le reintegramos en el día el dinero a todos los afiliados". Lo mismo asegura el director médico de Galeno, Eduardo Cavallo y detalla: "Son 3 ó 4 clínicas que afectan a unos 1.000 afiliados sobre un total de 600.000"."Aunque les reintegren el dinero, algo que en la realidad demora varios días, todo esto es un atropello que además a la gente le genera trastornos y pérdida de tiempo", protestan en las asociaciones.

Comentá la nota