Preocupante promedio de incendios.

En lo que va del año se quemaron 22 casillas, casi una por día. En 2008 el total fue de sólo 77 casos.

El total de los siniestros en Neuquén en lo que va de 2009 asciende a 36, entre casillas, casas, comercios e instituciones.

El promedio de una casilla incendiada por día en lo que va de 2009 en Neuquén se mantiene y la cifra preocupa a las autoridades provinciales. Es que los 22 incendios registrados hasta el momento alcanzan el 30% de los hechos que se produjeron en 2008, que fueron 77 en total.

Desde hace meses, la ciudad está siendo víctima de una ola de incendios que afecta, en su mayoría, a las casillas construidas de materiales económicos pero altamente inflamables. En lo que va del año ya se incendiaron 22 casillas y sumado al resto de los siniestros la cifra asciende a 36 intervenciones de Bomberos.

Según las fuentes, en lo que va de 2009 ya se registraron más de veinte incendios de casillas, ocho en viviendas de material, cuatro en locales comerciales y dos en instituciones. Producto de los siniestros tres personas resultaron con lesiones y fueron hospitalizadas.

En todos los casos, los bomberos llegaron en escasos minutos a los distintos lugares, pero la rapidez con la que se desatan los incendios no les permite, en muchas ocasiones, llegar a tiempo para salvar las viviendas. De todas formas, en la mayoría de los casos se logró sofocar el fuego y así evitar que se propague hacia casillas contiguas.

Desde Bomberos agregaron que la cifra de las causales de los incendios continúa siendo equilibrada entre los casos intencionales y los accidentales, con un cincuenta por ciento para cada uno.

Algunos factores

El notable crecimiento demográfico que se viene registrando en Neuquén desde hace un tiempo desequilibró la situación habitacional de mucho, provocando que la ciudad se declarara en emergencia habitacional.

El fenómeno generó que cada vez más familias acudan a las tomas y levanten viviendas precarias y, en muchos casos, sin los servicios de luz, gas y agua.

Durante los meses de invierno muchas de las familias que viven en tomas que no cuentan con el servicio de gas se calefaccionan con salamandras. Según informaron desde Bomberos, la mala utilización de los braseros caseros provoca accidentes que generalmente terminan en incendios.

Según datos oficiales, se radican en Neuquén unas cuatro familias por día, en busca de trabajo y vivienda. La situación influye directamente sobre el fenómeno habitacional que, sin mediar alguna pronta solución de parte de las autoridades pertinentes, podría acrecentarse y descontrolarse.

Semana crítica

Entre el 12 al 18 de enero de 2009 se registraron ocho incendios de casillas en diferentes tomas de la ciudad de Neuquén. En relación a los hechos no se registraron personas heridas, aunque los daños materiales ocasionados en las viviendas fueron en su mayoría totales.

Durante la madrugada del 14 de enero, cuatro casillas se incendiaron. Dos de ellas en la toma Bella Vista, mientras que las restantes en el barrio Cordón Colón.

Dos días después, durante la madrugada del viernes 16, una casilla de toma Norte Dos se incendió por completo. El fuego también alcanzó parte de un Fiat 125 que se encontraba en el lugar. Horas más tarde, un niño que jugaba con unos fósforos incendió accidentalmente la vivienda donde se encontraba, aunque alcanzó a salir ileso del lugar.

El sábado 17 una precaria vivienda ubicada en el barrio Villa Ceferino fue consumida por las llamas. Esa misma noche una casilla de la toma Almafuerte Dos se incendió, aunque los daños fueron parciales. En ninguno de los casos hubo heridos.

Comentá la nota