Preocupante diagnóstico para los laboratorios

Preocupante diagnóstico para los laboratorios
Los laboratorios de análisis clínicos sufren la suba de los insumos y el atraso en los pagos de sus prestaciones. La Federación Bioquímica bonaerense le reclamó una mesa de concertación al Estado provincial
Lejos de experimentar alguna mejoría, el cuadro se hizo crónico y fue así como los laboratorios de análisis clínicos llegaron a este presente pleno de incertidumbres y dificultades financieras.

Al igual que cualquier otro, el sector sufre las consecuencias de la crisis económica por la que transita el país. Pero su caso es más complicado debido a que trabaja con insumos y equipos importados que, obviamente, cotizan a precio dólar. “Esta es una eterna dificultad, pero no la única”, dijo a Hoy el presidente de la Federación Bioquímica de la provincia de Buenos Aires, Alberto Nicolás Torres.

Cualquier variación alcista de la divisa norteamericana implica un mayor gasto de funcionamiento para esos establecimientos que, por supuesto, son privados. Encima “se ha comenzado a notar un atraso en los pagos de las obras sociales”, dijo, y puso un ejemplo concreto: “IOMA recién termina de saldar (las facturaciones de) diciembre”.

“Esto significa que los bioquímicos estamos desfazados en un promedio de 60 días debido a que -aunque no cobran a término- tenemos que pagar sueldos, cargas sociales, insumos y demás”, lamentó.

Esta situación los ha llevado a sufrir una serie de dificultades para afrontar los compromisos y a temer por la cadena de pagos. “Digamos que por ahora (dicha cadena) se ha resentido, pero corre el riesgo de cortarse, lo que complicaría la continuidad de los laboratorios” (más vulnerables).

Torres pidió una mesa de concertación en la que participen el Estado, las mutuales y los prestadores. “Ya hemos tenido dificultades con las gestiones anteriores y fuimos los laboratorios los que oficiamos de bastón de apoyo para cubrir las falencias del Estado”, dijo el dirigente y lamentó que los reclamos no sean atendidos.

De hecho, en octubre último advirtió sobre estas complicaciones y pidió no sólo una reducción de la carga impositiva -otro de sus reclamos puntuales-, sino también la actualización de los aranceles. Pero, vale aclararlo, ningún sector es inmune a esta crisis que lamentablemente golpea por todos lados.

En la Provincia hay 1.700 laboratorios en los que trabajan alrededor de 2.000 profesionales y unos 8.000 empleados. Es un sector clave de la salud, que en La Plata tiene unos 250 laboratorios en los que se desempeñan más de 300 profesionales.

“Vivimos una situación de crisis debido a la falta de respuestas desde el Estado provincial”, dijo Torres, y concluyó que necesitan tener la seguridad de que se mantendrá la cadena de pagos.

Comentá la nota