No preocupan las zonas nuevas de viñedos del país

La entrada en escena de nuevos viñedos de uvas premium y bodegas en zonas hasta ahora impensadas -como Tandil, al sur de Buenos Aires, o Misiones- no desequilibrará al mercado vitivinícola, sino que por el contrario, deben tomarse como ejemplo de producciones con elaboración y comercialización asegurada, según aseguraron ayer desde la Corporación Vitivinícola y Bodegas de Argentina.
Los nuevos viñedos están empezando a presentar sus vinos al país, a dos años en que se desató la polémica sobre la necesidad de prohibir o limitar la plantación de manera de bajar el stock de uva en el país y así mejorar su precio. Fue a fines de 2006, principios de 2007, y finalmente gobiernos y entidades decidieron no prohibir, pero sí supervisar a productores y bodegueros para que presenten informes sobre si tenían mercado o no. El fin era evitar la superproducción que finalmente terminara inundando el mercado sin tener a quien venderle la uva.

Ayer José Molina, presidente de Coviar, dijo que las nuevas plantaciones surgidas en Sierra de La Ventana y Médanos, en la llanura bonaerense; en Colonia Caroya (Córdoba) y en Misiones siguieron ese consejo: "No preocupan, sino que son un ejemplo de integración vertical. Desarrollaron sus viñas, elaboran el vino y tienen a quién vendérselo. Han desarrollado su propio mercado", aseguró. Molina fue más allá e incluso planteó una crítica puertas adentro y dijo que en San Juan las bodegas "no tendrían que plantar más uvas si los productores produjeron uvas de alta calidad enológica" y alentó a imitar a Chile donde las bodegas están impulsando contratos a 5 ó 10 años para comprar la uva a los viñateros.

En el mismo sentido, Juan Carlos Pina -de Bodegas de Argentina- descartó que los nuevos emprendimientos puedan desequilibrar la ecuación vitivinícola en el país. "Son emprendimientos cerrados, de menos de 200 hectáreas, con su propia bodega y un nicho de mercado muy específico, que no incide en el gran número de la superficie en producción ni en las variedades de alta comercialización", dijo. Agregó que en los últimos 8 ó 10 años la superficie total de producción no ha crecido más del 10 % y lo que en cambio ha habido es una reconversión varietal "muy buena y que nos aporta calidad y diversidad", acorde con nuestro crecimiento en los mercados nacional e internacional. "No estamos para nada frente a un problema de superproducciones, sin por el contrario en un equilibrio supervisado", opinó Pina.

Los nuevos nombres del sur bonaerense son el grupo Neuss, que explota la bodega Cerro Colorado en Villa La Ventana y vende sus vinos a $30; Pampa Estate prepara su producción para el 2010; Bodega Saldungaray (Sa. La Ventana) con el vino Ventania y restaurante propio y Bodegas Al Este, en Médanos, del grupo Nucci.

Comentá la nota