Preocupan en Uruguay las mayores trabas que le impuso la Argentina

La Unión de Exportadores se quejó ante el gobierno de Mujica; esperan su intervención
El gobierno de Uruguay consideró con preocupación las nuevas barreras comerciales que le impuso informalmente la Argentina, mientras que los empresarios se inquietan por la frustración de negocios, y en voz baja se admite que el agravamiento de la relación comercial se identifica con represalias por el caso UPM (ex Botnia).

Industriales exportadores comenzaron a advertir hace unos quince días que el envío de mercaderías al mercado argentino estaba encontrando un tipo de restricciones inusual. Lo conversaron con los importadores porteños y advirtieron que el freno burocrático más fuerte era sobre productos uruguayos. Así lo transmitieron a las autoridades y en las últimas horas se comprobó que la situación se ha hecho más adversa.

En la reunión del Consejo de Ministros de ayer, el presidente José "Pepe" Mujica y los ministros de su gabinete conversaron sobre el tema y se pidió más información.

El presidente de la Unión de Exportadores del Uruguay (UEU), Álvaro Queijo, dijo a LA NACION que "efectivamente en los últimos días se están viendo más demoras en la autorización de la Argentina a las declaraciones juradas anticipadas de los empresarios de Uruguay. Esta situación se ha acentuado en las últimas dos semanas", expresó el ejecutivo, que preside la cámara exportadora de este país.

Para Queijo, la nota publicada en LA NACION el sábado pasado dio luz para entender lo que ocurría. "Si bien nosotros desde la UEU mencionamos el tema, la publicación de este tema en la prensa argentina permite ahora ver un poco más claro", dijo el exportador, en alusión directa a la nota publicada en este diario el sábado pasado. En ese reporte se relacionan las trabas más duras de estos días con instrucciones del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

En la Aduana habían confirmado que "se están aplicando a rajatabla los controles a las importaciones en cuanto a las declaraciones juradas de los empresarios de Uruguay y la imposición de las licencias no automáticas".

Además, los importadores argentinos acceden a relatar algún episodio de presión, pero se cuidan mucho de no terminar perjudicados. El presidente de la Unión de Exportadores orientales comentó que esto se da en varios rubros. "La situación de la Argentina es tan particular que los empresarios se cuidan mucho y prefieren no decir específicamente cuál es la situación concreta", dijo Queijo. "Tienen miedo a sufrir más represalias", agregó el exportador.

CAUTELA OFICIAL

En Uruguay, el gobierno prefiere manejarse con mucha cautela. Si bien el asunto fue considerado en la reunión de gabinete, el caso no estuvo en la conferencia de prensa que se realiza luego de cada Consejo de Ministros. El ministro de Economía, Fernando Lorenzo, informó sobre un proyecto de ley con rebajas impositivas para compras hechas con tarjetas bancarias, pero nada dijo de las exportaciones.

Por la tarde, la senadora Lucía Topolansky, esposa del presidente Mujica, advirtió a la bancada oficialista que hay preocupación oficial por el impacto negativo que puede tener la menor llegada de argentinos a Uruguay en la próxima temporada turística.

Topolansky participó en el Consejo de Ministros en lugar del vicepresidente, Danilo Astori, que está de misión oficial en Israel.

La senadora comentó el informe que la ministra de Turismo, Liliam Kechichiam, dio al gabinete. Ahí consideró que el verano 2014 se puede ver afectado por la restricción de turistas argentinos.

En tanto, el presidente de los exportadores dijo que el gobierno de Mujica comprendió que el problema con la Argentina se ha agravado: "Hasta la semana pasada parecía que no estaban al tanto y hoy sí hay un reconocimiento de la situación: ahora esperemos que el problema pueda resolverse favorablemente para las compañías uruguayas".

UNA RELACIÓN COMPLICADA

Los exportadores uruguayos aseguran que en los últimos días se registran mayores demoras de parte de las autoridades argentinas para habilitar el ingreso de sus productos al país

Los empresarios dicen que los importadores argentinos no hacen las denuncias acerca de las mayores trabas por temor a sufrir represalias de parte del Gobierno

En el gobierno de Mujica admiten que el próximo verano puede resentirse la llegada de turistas argentinos al país

Coment� la nota