Preocupan los residuos patógenos que produce Villa Carlos Paz

El Gobierno carlospacense analiza en las últimas horas intensificar los controles vinculados al manejo, tratamiento y disposición final de los residuos patógenos que produce Villa Carlos Paz, que generó gran preocupación en el seno del Concejo de Representantes y que podrían estar ingresando al basural municipal de forma "clandestina".
Si bien funcionarios del Palacio "16 de Julio" informaron que los desechos peligrosos producidos por las dependencias públicas (tales como el Hospital "Gumersindo Sayago" y los dispensarios) son enviados, en camiones especiales, al predio ubicado en Bouwer, trascendidos dieron cuenta que residuos de características similares -que son pueden ser producidos por veterinarias, enfermerías precarias y centros informales de salud- estarían depositándose en el vertedero emplazado en las cercanías de Villa San Nicolás.

En concreto, esta situación se habría originado por los "altos costos" que demanda contratar una firma privada para que efectúe el traslado de este tipo de basura, que requiere de un tratamiento especial en el lugar donde será depositado. De acuerdo a un informe elaborado por la fundación ambientalista FUNAM, estos residuos se componen de desechos clínicos resultantes de la atención médica prestada en hospitales, centros médicos y clínicas para la salud humana y animal. Dentro de los cuales se incluyen laboratorios de análisis clínicos, consultorios odontológicos, morgues, veterinarias y otras instalaciones.

"Para su correcto procesamiento, deberán ser previamente clasificados y alojados en un depósito dentro o sobre la tierra (por ejemplo rellenos); en rellenos especialmente diseñados (por ejemplo vertidos en compartimentos estancos separados, recubiertos y aislados unos de otros y del ambiente, etc.); mediante la reducción a través de un tratamiento biológico que dé lugar a compuestos o mezclas finales, que se eliminen mediante cualquiera de las operaciones conocidas como reciclado, reutilización o regeneración; reducidos a través de evaporación, secado, calcinación, neutralización, precipitación; por incineración en la tierra; o bien depositados en una unidad permanente (por ejemplo colocación de contenedores en una mina)"; según explica el biólogo Raúl Montenegro. Ahora bien, cuando estos criterios no se cumplimentan, existen riesgos de que se produzca contaminación y se ponga en peligro la salubridad de los ciudadanos.

Este sería uno de las problemáticas que se estaría suscitando en el vertedero local, donde, pese a que no permite el ingreso de estos desechos, se estima que los mismos podrían estar ingresando "escondidos" entre la basura convencional; escapando a los controles que se efectúan en el lugar.

Precisamente, esta situación motivó que los concejales justicialistas Adrián Lizarriturri y Margarita Gallardo elevaran un pedido de informes para conocer el destino de este tipo de basura, cuyo carácter resulta sumamente peligroso para los habitantes de esta ciudad. En ese sentido, los ediles destacaron que existe un decreto municipal (061/2006) que prohíbe el ingreso de estos desechos al basural, lo cual permite "inquirir respecto del manejo que se hace de los mismos, su tratamiento y su destino final".

También se prevé que el Departamento Ejecutivo ordene una serie de inspecciones en los establecimientos y dependencias donde se producen este tipo de residuos, con el fin de efectuar las averiguaciones pertinentes. Al respecto, no se descarta que -tantos la veterinarias, como los laboratorios de análisis, las clínicas y las enfermerías privadas, entre otras- deban informar al área de Inspectoría General sobre las contrataciones que, por la normativa vigente, deben realizan para el traslado de estos elementos peligrosos a los basurales de Villa Allende y Bouwer.

Por último, se estima que esta semana ingresará un proyecto de ordenanza al cuerpo legislativo, donde se determina que Villa Carlos Paz se adhiera a la Ley Provincial N° 8973, vinculada al tratamiento de los residuos peligrosos. Esta iniciativa permitiría que se vieran intensificadas las medidas preventivas en la ciudad y que se coordinaran acciones en base a la legislación provincial, para evitar la exposición de estos "sobrantes" y que se difundan en al ambiente, alterando la calidad del aire, suelos y agua, como también que puedan estar en contacto con los mismos seres humanos u otros seres vivos.

Comentá la nota