“Nos preocupan por igual las cesantías empresariales tanto como las del estado”

Lo dijo Julio Elichiribehety. Equiparó así las bajas laborales de “Loimar”, “Metalúrgica Tandil” y “Carrefour” con el Plan Federal de Viviendas, donde 80 operarios perdieron el empleo por responsabilidad de la Nación.
Las decenas de vecinos que quedaron sin trabajo en las últimas semanas, tanto en la esfera privada como en la obra pública, “preocupan por igual” al Gobierno comunal, aseguró ayer a LA VOZ el secretario de Desarrollo Social, Julio Elichiribehety.

Así las huestes de Miguel Lunghi volvieron a cuestionar al kirchnerismo, ya que en la víspera, el titular de Desarrollo Local, Pedro Espondaburu, había criticado que la Casa Rosada se “enterara” tarde de la crisis.

Elichiribehety descargó así sobre los actores políticos que piden un rol más activo de la comuna en este contexto económico desfavorable. Dejó entrever que el estado nacional, cuando ejerce su rol patronal (aunque sea indirecto, porque contrata empresas que construyen sus proyectos) y no cumple con los pagos, hace tanto daño como los privados.

El dirigente radical reclamó “equidad” a la hora de medir las consecuencias que generan los “despidos” de las firmas “Loimar”, “Metalúrgica Tandil” y “Carrefour”, similares a las de los 80 empleados que fueron echados por una constructora que acusa al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner de no cumplir con el envío de fondos del Plan Federal de Viviendas I.

“Este es un escenario preocupante pero no hay que sobreactuar”, opinó el funcionario para luego mostrarse crítico con “los que quieren abrir el paraguas para salvarse”.

También disparó contra la actitud de “no reconocer situaciones nacionales, derivadas también de lo global. Hay que adoptar una actitud realista”.

El entrevistado achacó la “responsabilidad directa” del poder K en las 80 cesantías del Plan Federal, situación que se repite en varios puntos del país.

“No se puede sobreactuar ni sacar réditos menores”, esbozó sin obviar que “estamos preocupados porque hay grupos familiares en situación de angustia, llegando al fin de año. Muchos trabajadores tienen escasa calificación laboral y se hará difícil su reinserción en el mercado”, marcó como diagnóstico.

Ahora Loimar

Como se adelantó, Elichiribehety mantuvo un encuentro con tres de los 13 operarios cesanteados de la fábrica de cerámicos “Loimar”, donde los trabajadores se comprometieron a elevar un listado que puntualice las situación particulares de los damnificados y sus grupos familiares.

Desarrollo Social había actuado en forma análoga con los empleados tercerizados de “Metalúrgica Tandil” que fueran echados recientemente, 9 de los cuales ya recibieron asistencia, confirmó.

Pues llegó el turno de “Loimar”, que continúa en el epicentro del conflicto tras el fracaso de las negociaciones.

Tras relevar las necesidades puntuales, trabajadores sociales irán a las casas de los cesanteados, que presentan disímiles panoramas sociales.

El secretario abogó por anticiparse a los problemas y por eso calculan que todo desembolso debe realizarse antes del 10 de diciembre, ya que en esa fecha cierra el ejercicio presupuestario 2008.

Los apoyos, entre otros elementos, podrían incluir el pago de parte del alquiler y tarifas de servicios, así como ayuda alimentaria en los casos que se requieran.

El personal afectado estaba cobrando un salario que ronda entre los 1.500 y 1.800 pesos. Y como expresaron varias veces por la prensa, “quieren regresar a su puesto de trabajo” y no recibir ayuda estatal.

Comentá la nota