Preocupación por lo terrenos baldíos en distintos puntos de la ciudad

La acumulación de malezas por la desidia de los propietarios y de basura debido al accionar inescrupuloso de la gente que arroja residuos provoca una importante concentración de roedores en sectores ubicados en los radios urbanos y suburbanos de la ciudad.

La falta de mantenimiento de parte del los propietarios de terrenos baldíos ha generado una gran preocupación en el Municipio por el grave problema que ello ocasiona.

Según lo explicó a La Hora el Director de Control Urbano, Daniel Paoli "el problema comienza cuando el propietario de un terreno que no cuenta una construcción deja pasar el tiempo y el mismo se convierte en un lugar abierto lleno de yuyos y malezas en los que generalmente comienzan a aparecer una significativa cantidad de roedores que luego deambulan por todas las casas del lugar.

Pero la culpa no es solo de los propietarios por no mantener limpio, mucho tiene que ver la forma de accionar de la gente que solo al ver un lugar baldío aprovecha el mismo para arrojar sus bolsas con residuos domiciliarios, que es lo que realmente aprovechan los roedores para poder alimentarse ya que debemos convenir que una rata o un ratón no come pastos únicamente, creo que si lo hiciera nosotros hasta podríamos comer dichos roedores como comemos otros animales que se alimentan a hierbas.

Estos residuos de alimentos que la gente arroja en cualquier lugar al no hacerse la limpieza correspondiente terminan siendo el alimento ideal para los roedores y allí comienzan los problemas porque dichos animales no son de estar detenidos en un lugar sino que suelen deambular de un sitio al otro perjudicando a las viviendas ubicadas en las proximidades del terreno baldío en cuestión.

Por eso es que existe la obligación para el titular de un terreno que no se encuentra edificado de mantenerlo en perfectas condiciones, tapialado como corresponde ya sea en el frente como en los laterales y el fondo y desde ya totalmente desmalezados porque el problema se hace cada vez más grave y son muchas las quejas de vecinos de terrenos baldíos que se ven afectados por los roedores provenientes de los mismos".

Posteriormente Paoli se refirió a la obligación de los comercios de registrarse y obtener la licencia para expender bebidas alcohólicas.

El funcionario municipal sostuvo "como es de público conocimiento rige para aquellos rubros de despensas, rotiserías, restaurantes, pubs, confiterías, poli rubros, clubes, cantinas, bares, supermercados, autoservicios y almacenes la obligación impuesta desde la Provincia de Buenos Aires de registrase y obtener una licencia especial para poder vender bebidas alcohólicas, quiero destacar que en este rubro no se contemplan los kioscos porque los mismos se encuentran inhabilitados para el expendio de alcohol.

Los propietarios de aquellos comercios si habilitados deberán retirar de la oficina de Inspección General las planillas correspondientes para efectuar su inscripción y abonar un canon que cobra la provincia a tal efecto y así lograr lo que podríamos denominar una licencia especial para expender bebidas alcohólicas.

Nosotros todos los años realizamos a lo largo de la ciudad una cuidadosa inspección a través del personal perteneciente al Departamento Inspección General, que depende de esta Secretaría de Control Urbano para detectar aquellos casos de nuevos negocios que no poseen la licencia o bien los que la tienen vencida y no han iniciado el trámite para su renovación y desde ya la detección de lugares no habilitados en los que se comprueba la venta, almacenamiento o depósito de bebidas y en el caso de encontrase con faltas graves proceder como se hizo en lo que va del año en reiteradas oportunidades a la clausura del comercio en cuestión por un lapso de tiempo que es determinado por la Juez Municipal de Faltas".

Comentá la nota