Preocupación por la paralización del proyecto del Polo Textil Chaco

El proyecto industrialista de montar en la provincia fábricas de confección textil que cerraran un círculo de calidad y trabajo en blanco con financiamiento estatal seguro para la inversión privada comprometida, parece encaminado a sumarse a la vitrina de las más notorias frustraciones chaqueñas.
En junio pasado, con la participación del ministro de economía Eduardo Aguilar, el gobernador Jorge Capitanich inauguró las instalaciones en Resistencia de la primera fábrica de indumentaria de punto, que supuestamente se había entregado llave en mano a la empresa Confecciones y Servicios.

Estas instalaciones se sumaban a las habilitadas en Villa Ángela sobre la base de una hilandería recuperada, y a una serie de talleres de confección y centros de capacitación gestionados por el Polo Textil Chaco, a cargo de Teo Gincoff, autor del proyecto general que incluye otras tres fábricas en Resistencia. Todo se debía financiar mediante un fideicomiso especialmente armado en la Fiduciaria del Norte.

Pero luego de la inauguración oficial, la fábrica de Resistencia, asumida por la empresa Confecciones y Servicios de Edgardo Ivanier y asociados, no logró aun entrar siquiera en la etapa de capacitación de operarios por la demora en la compra del resto de las maquinarias con una inversión del orden de 1,2 millones, que se le iban a otorgar en leasing.

"Comenzamos un proyecto y luego no se cumplieron los términos acordados originalmente. No se por qué sucedió esto, pero es una verdadera lástima más con las condiciones actuales de mercado", admitió ayer Ivanier, señalando las restricciones a las importaciones que generan hoy gran demanda de las marcas nacionales de confección de prendas de punto a pedido.

"Ya llevamos perdidas dos temporadas de trabajo con esta demora de un año en arrancar" lamentó señalando que las máquinas que faltan impiden avanzar en capacitación en operación y producción.

"Teóricamente estamos en camino a revertir la situación" admitió para apuntar la liberación al fin esta semana de fondos solo suficientes para señalar la compra de los equipos. "Ahora hay que cumplir en 60 días o se pierde la seña" señaló insistiendo en marcar que desconoce la razón por la que el proyecto se demoró, pero sin dejar de reconocer la situación general de crisis financiera.

La fábrica se habilitó el 20 junio 2009 con la presentación de máquinas de coser, pero sin la estampadora, las planchas industriales, las bordadoras industriales y hasta las calderas.

Bote sin remos

Sin todas las máquinas la capacitación también se paralizó, ya que las costura es una parte de un proceso de producción con etapas previas y posteriores.

"El plan era el de iniciar las capacitaciones en agosto pero recién en octubre estamos comprando las máquinas; vivimos en el Chaco y no desconocemos los problemas financieros. Pero no se cual es el motivo de la demora; es una verdadera lástima porque esto genera puestos para producir con lo que también ingresan fondos; nos perdemos captar la alta demanda de mercado y estamos llegando atrasados" lamentó Ivanier augurando poder iniciar en enero la capacitación y poder encauzar así el "bote sin remos", que presentan la fábrica nueva, con la mitad del equipamiento listo y producción con demanda asegurada, pero con carencias que paralizan el proyecto.

La preocupación industrial

La paralización del proyecto fue confirmada en oportunidad de la firma de un convenio de vinculación entre el Polo Textil, la Cámara de Industria, diseño, indumentaria textil Chaco y la Unión Industrial, que se firmó en la fábrica promovida por el Polo Textil.

"Da pena ver tanta obra sin gente sentada. No conozco las razones de la burocracia, pero como Unión Industrial, queremos que las políticas públicas de promoción se concreten en sueldos reales y empresarios reales con buenas idas que muchas veces se topan con demoras burocráticas y luchas de poder dentro del mismo Estado" sugirió el presidente de la entidad industrial, Francisco Lobera, luego del acuerdo por el que las 18 empresas de la Cámara de Industria, diseño, indumentaria textil, se incorporan a la UICh.

Comentá la nota