La preocupación oficial estará centrada en el cumplimiento de los precios garantía

Lo adelantó el diputado provincial y representante del Gobierno en el Instituto Nacional de la Yerba Mate, Ricardo Maciel, agregando que “ésa fue la directiva que nos dio el Gobernador porque todo lo que hagamos en materia de promoción o de innovación tecnológica servirá si no se respetan los precios mínimos fijados para la producción”.
Por lo demás, estimó Maciel, que tanto producción como consumo mantendrían los volúmenes del año pasado, porque aunque la sequía también afectó las plantaciones de yerba mate, "se trata de plantas que se recuperan rápidamente".

Recordó que la cuestión precios quedó relativamente relegada en los últimos meses del año, con la prohibición de cosecha de los meses de octubre y noviembre, pero al volver a cosecharse en diciembre se revitalizó una cuestión que no pudo resolverse el año pasado, cuando en grandes zonas productoras no se respetaron los anteriores valores para la hoja verde y la canchada, que ahora cuenta con valores ajustados por la Secretaría de Agricultura de la Nación para la nueva zafra. Indicó que igualmente hay expectativas centradas en la nueva Ley de Envasado en Origen que supone "otra herramienta a la que ya se tienen para el cumplimiento de los precios. En tal sentido, también se está trabajando con el Ministerio del Agro, apuntó.

Por otra parte, al comenzar este lunes el pago de subsidios convenidos con el Ministerio de Trabajo de la Nación a unos 5.000 tareferos, Maciel señaló, en Noticias del 6, que se ha presentado al directorio del Inym la propuesta de que al tiempo que los secaderos informan de la cantidad de kilos de hoja verde procesada, den cuenta también acerca de los obreros rurales contratados para el levantamiento de la materia prima.

“Es sencillo determinar la cantidad de trabajadores. Lo que sucede es que en general se terceriza el trabajo del tarefero a cuadrillas de las que después no se tienen informes. Nosotros creemos que hay muchos más tafreferos no registrados de los que estamos llegando con el subsidio”, explicó Maciel. Recordó que en cada cosecha se emplea a unos 15 mil obreros y la tercerización estaría contribuyendo al no blanqueo de ese personal que, en tiempos de prohibición, se quedan sin ingresos.

Comentá la nota