Preocupación en el mundo empresario

Los representantes de las mayores cámaras empresarias del país, como UIA, Copal y AEA, estaban preocupados por el devenir de los acontecimientos de ayer en Kraft.
"Se están usando métodos muy poco civilizados. Es una muestra terrible de una escalada complicada", señaló Héctor Méndez, presidente de la Unión Industrial Argentina. "Hubo falta de manejo de la situación por ambos lados. Pero hay métodos disparatados. Estamos en contacto permanente con Kraft. Pero el conflicto se está extendiendo y algunos grupos que protestan quieren obstaculizar la posibilidad de que cualquier persona (tenga relación o no con el conflicto) vaya a trabajar", observó. Ayer, un grupo de manifestantes que respalda a los trabajadores despedidos de Kraft estuvo protestando frente a las oficinas de la UIA en Catalinas. "Sabemos que el Gobierno está siguiendo el asunto y busca su resolución", aseguró.

Jorge Zorreguieta es el presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), la cámara que nuclea a firmas como Kraft. Expresó su "desacuerdo con la ocupación ilegítima de la planta, así como la violencia y la intimidación que llevan adelante un grupo minoritario de ex operarios despedidos conforme las leyes laborales vigentes".

En un comunicado, la entidad destacó que el accionar de este grupo "implica una violación de la libertad de trabajo de los operarios que se desempeñan en el establecimiento, afectando también el derecho constitucional a ejercer toda industria lícita y la libertad de tránsito de la sociedad toda".

Desde la Asociación Empresaria Argentina (AEA) no realizaron ninguna declaración sobre los recientes acontecimientos. Dos ejecutivos que forman parte de la entidad, pero que no están autorizados a hablar en nombre de la asociación, argumentaron que lo sucedido les parecía "imposible de creer".

Comentá la nota