Preocupación de metalúrgicos por suba de luz

Las empresas reciben incrementos del orden del 40 por ciento de manera retroactiva, lo cual resta competitividad. Desde la Cámara de Metalúrgicos de Córdoba advirtieron los perjuicios para la actividad de la actitud estatal procíclica en materia de tarifas e impuestos.
La Cámara de Industriales Metalúrgicos y Componentes de Córdoba manifestó su preocupación por los “fuertes aumentos en las tarifas eléctricas” implementados de manera retroactiva, lo cual complica aún más la situación del sector que viene advirtiendo sobre la pérdida de competitividad en los últimos meses.

El secretario de la institución, Emilio Etchegorry, explicó a este medio que numerosas empresas están recibiendo importantes subas retroactivas en las boletas de luz, dispuestas tanto por el gobierno nacional como provincial, que rondan el 40 por ciento. “Empresas de nuestro sector están siendo profundamente perjudicadas por el fuerte impacto que están provocando las tarifas eléctricas, con aumentos retroactivos registrados por las cooperativas eléctricas de la provincia, que en algunos casos llega al 40 por ciento, agravando la situación presente y futura, potenciando la caída de la competitividad y la pérdida del mercado interno y externo ante la imposibilidad de trasladar las subas a los productos”, afirmó el directivo.

Ese mismo planteo fue realizado a través de cartas a los directivos de la Empresa Provincial de Energía (Epec); de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (Cammesa); del Ente Regulador de Servicios Públicos (Ersep) que autoriza los ajustes tarifarios a nivel provincial; al gobernador Juan Schiaretti, al ministro de Industria, Comercio y Trabajo, Roberto Avalle; al secretario de Industria, César Martinelli; a la ministra de la Producción de la Nación, Débora Giorgi, y al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. Hasta el momento no recibieron ninguna respuesta.

“Estamos preocupados por la actitud procíclica adoptada por el Estado a través de las tarifas y la política tributaria en un época difícil. Esta actuación procíclica la tiene que asumir el Estado”, afirmó Etchegorry. El empresario consideró que no es un buen momento para ajustar las tarifas y que debería haberse realizado anteriormente.

De acuerdo a la información que manejan, los suministros mayores a 300 Kw subieron entre 34,29 por ciento y 43,24 por ciento, dependiendo del horario. “En el horario de valle es más barato producir energía, sin embargo aumentó más del 40 por ciento, lo cual muestra que es una medida netamente recaudadora”, señaló.

Por su parte, el vicepresidente II de la Cámara, Luis Silbestein, sostuvo que en los meses siguientes el impacto de la medida será mayor ya que en la actualidad algunas empresas están en receso, otras tienen suspensiones y menor actividad a raíz de la caída de la demanda.

“Por tener más costos de energía eléctrica, materias primas caras, altas cargas laborales mayores a la de nuestros competidores externos, corremos serios riesgos los industriales argentinos de volver a caer en otra profunda crisis como la última, lo que al final logrará acelerar y empeorar el proceso recesivo que ya está instalado”, advirtieron los empresarios a los funcionarios, al tiempo que pidieron que “es imprescindible tomar medidas, instrumentando una urgente reducción de las tarifas eléctricas, entre otras medidas que contribuyan a mantener las fuentes de trabajo”.

Comentá la nota