Preocupación de intendentes por coparticipación

Por la disminución en la recaudación, comienzan a peligrar las cuentas de los municipios cordobeses y a crecer la presión de los jefes comunales a la Provincia para la consecución de más recursos coparticipados. El peronista Osvaldo Vottero y radical "J", Marcelino Gatica, postularon la necesidad de una posición conjunta de los intendentes locales para conseguir fondos.
La merma de la recaudación en todos los niveles de gobierno puso en alerta a los intendentes de la provincia. Naturalmente, cuando se enfría la economía y escasean los recursos, los contribuyentes tienden a optar por deberle al fisco antes que a las entidades privadas porque es menos costoso.

Si a esto se suma el hecho de que el 68% de los ingresos del país son administrados por el Estado Nacional y que por estos tiempos esos fondos son administrados con cierta discrecionalidad, la situación para los municipios no alineados al proyecto político de los

Kirchner se complica.

Y esa preocupación es evidenciada por algunos de los intendentes de esta provincia, que se reunirán la semana que viene con el gobernador Schiaretti en el marco del espacio de debate de la Mesa Provincia-Municipios.

Desde el Foro de Intendentes Radicales anunciaron que en la reunión se propondrá avanzar en el análisis de la situación, para tomar luego en conjunto con los demás bloques una posición respecto a la futura distribución de los recursos por parte de la Provincia.

Los líderes comunales del centenario partido coinciden en que seguramente la crisis impactará en los presupuestos municipales y anunciaron que pedirán a Schiaretti obrar en dos sentidos, para que la población no sufra todo el peso de la ausencia de fondos estatales. Específicamente proponen una postura de mayor firmeza de la Provincia frente a la Nación y la definición de una nueva distribución de la coparticipación entre las comunas locales.

Por su parte, Osvaldo Vottero, el peronista intendente de Oncativo fue más punzante en sus declaraciones, al sostener que "la preocupación no es sólo frente a la crisis y la baja de la recaudación, sino que también es preocupante la manera en que el gobierno nacional encara los asuntos referidos al reparto".

En clara señal de solidaridad municipalista y dejando de lado diferencias de color político, se refirió a lo que ocurre con el intendente de la ciudad de Córdoba, Daniel Giacomino. "Es inadmisible que los intendentes deban ir 200 veces de rodillas a Buenos Aires para ver si pueden gestionar algo más de coparticipación. Debemos trabajar entre todas las fuerzas en la construcción de un sistema de distribución de los recursos que tienda a la descentralización y el federalismo, porque esto no puede seguir así", enfatizó.

El radical juecista Marcelino Gatica, intendente de Jesús María, también se refirió a la temática. Si bien aseguró que aún no hay conversaciones oficiales entre los líderes comunales de cara a la reunión de la semana que viene, sostuvo que es absolutamente necesario que las localidades cordobesas elaboren un plan conjunto, para amortizar el efecto de la caída en los recursos en concepto de tributos y coparticipación.

Gatica también anunció que otro de los temas agendados para el encuentro será la definición de los radios de las localidades y de la población, conforme a los datos recabados por el censo provincial de este año. Este asunto también está ligado al derecho federal de coparticipación, puesto que tanto la densidad demográfica cuanto la extensión territorial son elementos atados a la distribución de dichos recursos.

Peligran obras públicas y planta laboral

Está claro que cuando los ingresos disminuyen, el margen de maniobra también. Si bien era obvio que ninguno de los consultados admitieron la posibilidad de deshojar la planta laboral ni enfriar de la obra pública en sus municipios, distintas voces en off vaticinaron que si Schiaretti no consigue el financiamiento estatal, necesariamente los gastos deberán achicarse.

De esta manera, y de manera análoga a lo que está curriendo en esta Capital, la torta de gastos tenderá a engrosar las porciones relativas a salarios, rozando el 80% del total presupuestario.

Comentá la nota